28 diciembre 2014

Evangelio. Domingo de Navidad. Solemnidad de la Sagrada Familia.


Según San Lucas 2, 22-30.

Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor. Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones».



Reflexión.

Hablar de familia para los cristianos es hablar de la Iglesia. El evangelista san Lucas nos dice que los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor. Aquella ofrenda era figura de la ofrenda sacrificial de Jesús al Padre, fruto de la cual hemos nacido los cristianos. Considerar esta gozosa realidad nos abrirá a una mayor fraternidad y nos llevará a amar más a la Iglesia.

25 diciembre 2014

Evangelio. Solemnidad de la Natividad del Señor.



Según San Lucas 2, 1-14.

Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Quirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. 
Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El Ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». Y de pronto se juntó con el Ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace».


Reflexión.

Acojamos a Jesús, busquémosle: solamente en Él encontraremos la salvación, la verdadera solución para nuestros problemas; sólo Él da el sentido último de la vida y de las contrariedades y del dolor. Por esto, hoy os propongo: leamos el Evangelio, meditémoslo; procuremos vivir verdaderamente de acuerdo con la enseñanza de Jesús, el Hijo de Dios que ha venido a nosotros. Y entonces veremos cómo será verdad que, entre todos, haremos un mundo mejor.

23 diciembre 2014

Decálogo de Navidad.


Navidad eres tú, cuando decides nacer de nuevo cada día y dejar entrar a Dios en tu alma. El pino de Navidad eres tú, cuando resistes vigoroso a los vientos y dificultades de la vida. Los adornos de Navidad eres tú, cuando tus virtudes son colores que adornan tu vida. La campana de Navidad eres tú, cuando llamas, congregas y buscas unir. Eres también luz de Navidad, cuando iluminas con tu vida el camino de los demás con la bondad, la paciencia, alegría y la generosidad. Los ángeles de Navidad eres tú, cuando cantas al mundo un mensaje de paz, de justicia y de amor. La estrella de Navidad eres tú, cuando conduces a alguien al encuentro con el Señor. Eres también los reyes Magos, cuando das lo mejor que tienes sin importar a quien. La música de Navidad eres tú cuando conquistas la armonía dentro de ti. El regalo de Navidad eres tú, cuando eres de verdad amigo y hermano de todo ser humano. La tarjeta de Navidad eres tú, cuando la bondad está escrita en tus manos. La felicitación de Navidad eres tú, cuando perdonas y restableces la paz, aun cuando sufras. La cena de Navidad eres tú, cuando sacias de pan y de esperanza al pobre que está a tu lado. Tú eres, sí, la noche de Navidad, cuando humilde y consciente, recibes en el silencio de la noche al Salvador del mundo sin ruidos ni grandes celebraciones; tú eres sonrisa de confianza y de ternura, en la contemplación interior de una Navidad perenne que establece el Reino dentro de ti.
Una muy Feliz Navidad para todos los que se parecen a la Navidad.

(Papa Francisco)

La Navidad...


Si tienes tristeza, ¡Alégrate! 
La Navidad es GOZO.

Si tienes enemigos, ¡Reconcíliate!
La Navidad es PAZ.

Si tienes amigos, ¡Búscalos!
La Navidad es ENCUENTRO.

Si tienes pobres a tu lado, ¡Ayúdalos!
La Navidad es DAR.

Si tienes orgullosa soberbia, ¡Sepúltala!
La Navidad es HUMILDAD.

Si tienes deudas, ¡Págalas!
La Navidad es JUSTICIA.

Si tienes maldad y pecado, ¡Arrepiéntete y cambia!
La Navidad es CONVERSIÓN Y GRACIA.

Si tienes tinieblas, ¡Enciende tu farol!
La Navidad es LUZ.

Si tienes resentimientos, ¡Olvídalos!

La Navidad es PERDÓN
¡La Navidad es AMOR!

21 diciembre 2014

Evangelio. Domingo IV de Adviento.


Según San Lucas 1, 26-38.

En el sexto mes, el Angel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El Angel entró en su casa y la saludó, diciendo: "¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo". Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el Angel le dijo: "No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin". María dijo al Angel: "¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?". El Angel le respondió: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios". María dijo entonces: "Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho". Y el Angel se alejó.



Reflexión.

Este mensaje nos dice que la Navidad está ya cercana. María nos abrirá la puerta con su colaboración en la obra de Dios. La humilde doncella de Nazaret escucha sorprendida el anuncio del Ángel. Precisamente rogaba que Dios enviara pronto al Ungido, para salvar el mundo. Poco se imaginaba, en su modesto entendimiento, que Dios la escogía justamente a Ella para realizar sus planes.
En María vemos la respuesta que Dios da al misterio del hombre; y la pregunta que el hombre hace sobre Dios y la propia vida.

14 diciembre 2014

Evangelio. Domingo III de Adviento. (Domingo de Gaudete.)


Según San Lucas 1, 6-8.19-28.

Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. El no era la luz, sino el testigo de la luz. Este es el testimonio que dio Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén, para preguntarle: "¿Quién eres tú?". El confesó y no lo ocultó, sino que dijo claramente: "Yo no soy el Mesías". "¿Quién eres, entonces?", le preguntaron: "¿Eres Elías?". Juan dijo: "No". "¿Eres el Profeta?". "Tampoco", respondió. Ellos insistieron: "¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?". Y él les dijo: "Yo soy una voz que grita en el desierto: Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías". Algunos de los enviados eran fariseos, y volvieron a preguntarle: "¿Por qué bautizas, entonces, si tu no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?". Juan respondió: "Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia". Todo esto sucedió en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba.



Reflexión. 

Hoy domingo celebramos el domingo Gaudete (el domingo de la alegría)
La alegría es una característica esencial de la fe. Sentirse amado y salvado por Dios es un gran gozo; sabernos hermanos de Jesucristo que ha dado su vida por nosotros es el motivo principal de la alegría cristiana. Un cristiano abandonado a la tristeza tendrá una vida espiritual raquítica, no llegará a ver todo lo que Dios ha hecho por él y, por tanto, será incapaz de comunicarlo. La alegría cristiana brota de la acción de gracias, sobre todo por el amor que el Señor nos manifiesta; cada domingo lo hacemos comunitariamente al celebrar la Eucaristía.

08 diciembre 2014

Evangelio. Solemnidad de la Inmaculada Concepción.


Según San Lucas 1, 26-38.

En aquel tiempo, fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin». María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?». El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y éste es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios». Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se fue.



Reflexión. 

En la fiesta de la Inmaculada, la Iglesia centra su mirada en la belleza interior de María.
A menudo nos obsesionamos con la belleza exterior, el culto al cuerpo.... En cambio no tenemos sensibilidad para apreciar lo interior. En María, Dios nos ha dejado un icono de belleza, sin mancha.
Que aprendanos de María a ser verdaderos discípulos, participando de la Eucaristía, la oración, la solidaridad,  y la esperanza ante el sufrimiento.

30 noviembre 2014

Algunos objetivos y pinceladas sobre lo que quiere el Papa Francisco que sea el nuevo año dedicado a la VIDA CONSAGRADA que comienza hoy domingo.


Entre ellos, “mirar el pasado con gratitud” para “tener viva la propia identidad, sin cerrar los ojos a las incoherencias, fruto de las debilidades humanas y quizás también al olvido de algunos aspectos esenciales del carisma”.

El segundo objetivo claro es “vivir el presente con pasión”, así como “el Evangelio en plenitud y con espíritu de comunión”.

Por último, el tercer objetivo es “abrazar el futuro con esperanza, sin  desanimarse por tantas dificultades que se encuentran en la vida consagrada a partir de la crisis vocacional”.
Por otro lado, no se debe “ceder a la tentación de los números y de la eficiencia, menos todavía a aquella de confiar exclusivamente en vuestras propias fuerzas”. “La fantasía de la caridad no conoce límites y necesita de entusiasmo para llevar el evangelio a las culturas y a los más diversos ámbitos sociales”. Por ello, “saber transmitir la alegría y la felicidad de la fe vivida en la comunidad hace crecer laIglesia por capacidad de atracción”.

“Es el testimonio del amor fraterno, de la solidaridad, del compartir, lo que da valor a la Iglesia. Una Iglesia que debe ser forjada por profetas, y en cuanto tal, capaz de escrutar la historia en la que vive y de interpretar los acontecimientos, denunciando el mal del pecado y las injusticias”.

Espera que los consagrados no vivan de las “utopías”, sino que sepan crear “otros lugares” donde se viva la “lógica evangélica del don, de la fraternidad, de la diversidad, del amor recíproco”.
El Año de la Vida Consagrada es una ocasión propicia para que se dé una “estricta colaboración entre las diferentes comunidades” en la “acogida de los refugiados, en la cercanía a los pobres, en el anuncio del Evangelio, y en la iniciación a la vida de oración”.
También los laicos que, junto a los consagrados “comparten ideales, espíritu y misión”.

Pido a los obispos que estén dispuestos a “promover en las respectivas comunidades” los “distintos carismas, sosteniendo, animando y ayudando en el discernimiento para así hacer resplandecer la belleza y la santidad de la vida consagrada en la Iglesia”.

Evangelio. Domingo I de Adviento. Comienzo del nuevo año litúrgico. También comienza hoy el año de la Vida Consagrada.


Según San Marcos 13. 33-37.

En aquél tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Tengan cuidado y estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento. Será como un hombre que se va de viaje, deja su casa al cuidado de sus servidores, asigna a cada uno su tarea, y recomienda al portero que permanezca en vela. Estén prevenidos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana. No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos. Y esto que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Estén prevenidos!.


Reflexión. 

En este comienzo del nuevo año litúrgico, debemos asumir el Adviento con la misma seriedad que una madre primeriza asume su embarazo. La temporada de la Navidad no es simplemente un recuerdo, celebración, o bendición, sino un nuevo encuentro de extrema importancia, con Jesús encarnado.
Nuestra preparación es muy importante para el Reino de Dios, la Iglesia, el mundo, el futuro, nuestras familias y para nosotros mismos. "Nuestro corazón debe estar lo más preparados posible para esta venida de Cristo (Navidad) como si todavía estuviese por venir a este mundo.
Si dejamos perder esta oportunidad, habremos dejado pasar el verdadero sentido de la NAVIDAD.

23 noviembre 2014

Evangelio. Domingo Solemnidad de Jesucristo Rey del universo. Último domingo del año litúrgico.


Según San Mateo 25. 31-46.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de Él todas las naciones, y Él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme. Entonces los justos le responderán: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber?. ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?. Y el Rey les dirá:
En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis. Entonces dirá también a los de su izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces dirán también éstos: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?. Y Él entonces les responderá: En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo. E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna.



Reflexión. 

Este pasaje evangélico, que nos hace tocar con los pies en el suelo, pone la fiesta del juicio de Cristo Rey en su sitio. La realeza de Cristo es una cosa bien distinta de la prepotencia, es simplemente la realidad fundamental de la existencia: el amor tendrá la última palabra.

16 noviembre 2014

Evangelio. Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario.


Según San Mateo 25. 14-30.


Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: El Reino de los Cielos es también como un hombre que, al salir de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida, el que había recibido cinco talentos, fue a negociar con ellos y ganó otros cinco.De la misma manera, el que recibió dos, ganó otros dos, pero el que recibió uno solo, hizo un pozo y enterró el dinero de su señor. Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló luas cuentas con sus servidores. El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. Señor, le dijo, me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado. Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor. Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado. Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor'. Llegó luego el que había recibido un solo talento. Señor, le dijo, sé que eres un hombre exigente: cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido. Por eso tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!. Pero el señor le respondió: Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido, tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso, lo hubiera recuperado con intereses. Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez, porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar de dientes.




Reflexión. 


Todos podemos hacer nuestro mejor esfuerzo si queremos. Esto no requiere habilidad, destreza, entrenamiento o madurez. Un niño pequeño puede hacer su mejor esfuerzo. Un anciano débil puede hacer su mejor esfuerzo. Siempre podemos hacerlo mejor. Es sólo cuestión de intentarlo. Al Señor no le preocupa la cantidad de talentos que tengamos. Él sólo quiere que hagamos nuestro mejor esfuerzo con los que tenemos. Diez talentos le agradarán, si son los mejores. Un millar de talentos desagradan, si no hemos dado lo mejor de nosotros.

14 noviembre 2014

Hoy la orden y la familia Trinitaria celebra el día de todos los difuntos que han pertenecido directamente o indirectamente. Que Dios Trinidad acoja a todos los religiosos, religiosas, jóvenes y laicos comprometidos con el carisma y la misión Trinitaria-Redentora.



Inclina tu oído, Señor, escúchame,
que soy un pobre desamparado;
protege mi vida, que soy un fiel tuyo;
salva a tu siervo, que confía en ti.

Tú eres mi Dios, piedad de mí, Señor,
que a ti te estoy llamando todo el día;
alegra el alma de tu siervo, 
pues levanto mi alma hacia ti;

porque tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia con los que te invocan.
Señor, escucha mi oración,
atiende a la voz de mi súplica.

En el día del peligro te llamo,
y tú me escuchas.
No tienes igual entre los dioses, Señor,
ni hay obras como las tuyas.

Todos los pueblos vendrán 
a postrarse en tu presencia, Señor;
bendecirán tu nombre:
«Grande eres tú, y haces maravillas;
tú eres el único Dios».

Enséñame, Señor, tu camino,
para que siga tu verdad;
mantén mi corazón entero
en el temor de tu nombre.

Te alabaré de todo corazón, Dios mío;
daré gloria a tu nombre por siempre,
por tu gran piedad para conmigo,
porque me salvaste del abismo profundo.

Dios mío, unos soberbios se levantan contra mí,
una banda de insolentes atenta contra mi vida,
sin tenerte en cuenta a ti.

Pero tú, Señor, Dios clemente y misericordioso,
lento a la cólera, rico en piedad y leal,
mirame, ten compasión de mí.

Da fuerza a tu siervo,
salva al hijo de tu esclava;
dame una señal propicia,
que la vean mis adversarios y se avergüencen,
porque tú, Señor, me ayudas y consuelas.

13 noviembre 2014

Hoy la orden y la familia Trinitaria celebramos la Solemnidad de todos los SANTOS Trinitarios.



Señor, dueño nuestro,
¡qué admirable es tu nombre
en toda la tierra!

Ensalzaste tu majestad sobre los cielos. 
De la boca de los niños de pecho
has sacado una alabanza contra tus enemigos,
para reprimir al adversario y al rebelde.

Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has creado,
¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él, 
el ser humano, para darle poder?

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad,
le diste el mando sobre las obras de tus manos,
todo lo sometiste bajo sus pies:

rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
que trazan sendas por el mar.

Señor, dueño nuestro,
¡qué admirable es tu nombre
en toda la tierra!



27 octubre 2014

¿Cuánto tiempo hace que no dices TE QUIERO?


«A veces no sabemos cómo decir al otro que le queremos, parece que ya estamos acostumbrados a ese amigo, a esa amiga, al marido o a la mujer después de tantos años, a nuestros padres o a nuestros hijos que, desde pequeños, no les hemos dicho esas palabras de cariño que nos gustaría decirles. Sin embargo, todos lo necesitamos, tenemos un corazón que necesita saberse amado y, aunque las obras lo demuestran, las palabras dejan constancia de ello.

Hoy el reto del Amor es decirle a alguien que le quieres, a alguien que hace mucho que no se lo dices o que quizá nunca se lo has dicho de palabra.»

¡Feliz lunes!

12 octubre 2014

Evangelio. Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario.


Según San Mateo 22. 1-14


Jesús habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo, diciendo: El Reino de los Cielos se parece a un rey que celebraba las bodas de su hijo. Envió entonces a sus servidores para avisar a los invitados, pero estos se negaron a ir. De nuevo envió a otros servidores con el encargo de decir a los invitados: 'Mi banquete está preparado; ya han sido matados mis terneros y mis mejores animales, y todo está a punto: Vengan a las bodas'. Pero ellos no tuvieron en cuenta la invitación, y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio; y los demás se apoderaron de los servidores, los maltrataron y los mataron. Al enterarse, el rey se indignó y envió a sus tropas para que acabaran con aquellos homicidas e incendiaran su ciudad. Luego dijo a sus servidores: 'El banquete nupcial está preparado, pero los invitados no eran dignos de él. Salgan a los cruces de los caminos e inviten a todos los que encuentren'. Los servidores salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, buenos y malos, y la sala nupcial se llenó de convidados. Cuando el rey entró para ver a los comensales, encontró a un hombre que no tenía el traje de fiesta. 'Amigo, le dijo, ¿cómo has entrado aquí sin el traje de fiesta?'. El otro permaneció en silencio. Entonces el rey dijo a los guardias: 'Atenlo de pies y manos, y arrójenlo afuera, a las tinieblas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes'. Porque muchos son llamados, pero pocos son elegidos.




Reflexión. 


No se trata de un amor cualquiera, porque a menudo se ven a hombres deshonestos amar a otros..., pero no se ve en ellos esta caridad «que nace de un corazón limpio, de una conciencia recta y de una fe sincera»; pues esta caridad es el traje de bodas.      «Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles, dice el apóstol, si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden...
Si me falta el amor, no sirve para nada». Éste es el traje de bodas. Examinaos: si lo tenéis, acercaos confiadamente al banquete del Señor.

07 octubre 2014

Siete años que se fue...


Hoy escribo poniendo una canción de Vanesa Martín. Titulada: Ya no más:

Por más que abro las manos no te me sostienes, hay un hueco, un asiento vacío y una madrugada (...)
Ahora es tu cuerpo dormido el que ya no aguanta (...)

Y con estas letras escribo de una forma especial pero con esperanza.

Hoy martes 7 de octubre, hace 7 años que mi padre, su cuerpo, dejaba de tener fuerzas... Sus ojos se cerraban a las 12:00 del mediodía.

Ese día en que estás en una nube... y va siendo los días posteriores, inclusive el paso de los años cuando te empiezas a dar cuenta que no está. Que no vuelve. Que no lo vas a escuchar más...
Te quedan muchos recuerdos, muchas fotos y muchos vídeos de sus programas de televisión de semana santa, de navidad...
Lo sientes, si. Pero no está físicamente. Algo te falta.

Todavía lo recuerdo cuando me bajaba con la moto (a las columnas = al portal de mi casa), o con el coche de los picapiedra...
Cuando iba con mi madre y lo visitábamos al edificio de correos (enfrente del corte inglés) donde trabajaba en ventanilla y me metía detrás y le cogía el mata sello y yo la liaba parda por la oficina de correos... o con los sacos de las cartas...
O cuando lo enviaban de director de sucursal a un pueblo y lo visitaba por sorpresa...
O cuando había un encuentro de curas de la diócesis y el típico saludo de algunos curas, "Jose Borja, que hemos visto a tu padre en correos, es como tu".
O cuando me venía alguna hermana de las Trinitarias a regañarme porque había ido a correos y no le había cobrado el paquete...
O cuando llegaba la semana santa que siempre me regalaba un tambor (pobres vecinos míos) jajaj
Cuando me cogía y me metía de pequeño el hombro debajo del varal del trono...

Son tantos recuerdos sellados en la memoria que hacen el que siga vivo en mi mente y en mi día a día.

Recuerdos que aunque la muerte me lo quitara físicamente en menos de tres meses por culpa de un cáncer inesperado, esos momentos vividos no me los puede robar.

Uno se va haciendo grande. Va tomando decisiones importantes y lo que más desearía es verlo y que pudiera estar sentado en una silla... Pero bueno, está de otra forma...

Los que gracias a Dios tenemos Fe aunque sea débil, confío y estoy convencido que mi padre, o como yo le llamaba cariñosamente "el calvito" está viéndome he intercediendo por su familia, por mi, ante Dios Trinidad.

Ese Dios que vence a la muerte aunque muchas veces no lo entendemos o nos falta Fe.

Señor, espero que ya esté gozando mi padre de la mansión terrena junto contigo, la Virgen y todos los santos y hazlo un verdadero ángel custodio de mi familia y de mi.

Gracias Señor por darme la oportunidad de haberlo disfrutado durante 16 años.

Papi te quiere:
Tu chico.


http://youtu.be/9FRT2ZTCZWw

01 octubre 2014

Hoy 1 de octubre, celebramos la fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús.



"Por solo tus amores, Jesús mi bien amado,
En ti mi vida puse, mi gloria y porvenir;
Y ya que para el mundo soy una flor marchita,
No tengo más anhelo que amándote, morir…"









21 septiembre 2014

Evangelio. Domingo XXV del Tiempo Ordinario.


Según San Mateo 19, 30.20,1-16.

Jesús dijo a sus discípulos: «Muchos de los primeros serán los últimos, y muchos de los últimos serán los primeros. porque el Reino de los Cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña. Trató con ellos un denario por día y los envío a su viña. Volvió a salir a media mañana y, al ver a otros desocupados en la plaza, les dijo: 'Vayan ustedes también a mi viña y les pagaré lo que sea justo'. Y ellos fueron. Volvió a salir al mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo. Al caer la tarde salió de nuevo y, encontrando todavía a otros, les dijo: '¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?'. Ellos les respondieron: 'Nadie nos ha contratado'. Entonces les dijo: 'Vayan también ustedes a mi viña'. Al terminar el día, el propietario llamó a su mayordomo y le dijo: 'Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando por los últimos y terminando por los primeros'. Fueron entonces los que habían llegado al caer la tarde y recibieron cada uno un denario. Llegaron después los primeros, creyendo que iban a recibir algo más, pero recibieron igualmente un denario. Y al recibirlo, protestaban contra el propietario, diciendo: 'Estos últimos trabajaron nada más que una hora, y tú les das lo mismo que a nosotros, que hemos soportado el peso del trabajo y el calor durante toda la jornada'. El propietario respondió a uno de ellos: 'Amigo, no soy injusto contigo, ¿acaso no habíamos tratado en un denario? Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este que llega último lo mismo que a ti. ¿No tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?'. Así, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos».




Reflexión.

Si trabajamos para el Señor, generalmente empezamos haciendo algunos trabajitos para él. Luego nos pide trabajar a tiempo completo. A continuación, Él quiere que estés siempre 'disponible'. Finalmente, el Señor nos pide que escojamos libremente servirle.

31 agosto 2014

Evangelio. Domingo XII del Tiempo Ordinario.


+ Según San Juan 14, 1-12.

En aquel tiempo, empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los senadores, sumos sacerdotes y letrados y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: ¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte. Jesús se volvió y dijo a Pedro: Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios.Entonces dijo a los discípulos: El que quiera venirse conmigo que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si malogra su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del Hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.



Reflexión.


Después de haber puesto las cosas en claro, Jesús nos enseña qué quiere decir pensar como Dios: amar, con todo lo que esto comporta de renuncia por el bien del prójimo. Por esto, el seguimiento de Cristo pasa por la cruz. Es un seguimiento entrañable, porque "con la presencia de un amigo y capitán tan bueno como Cristo Jesús, que se ha puesto en la vanguardia de los sufrimientos, se puede sufrir todo: nos ayuda y anima; no falla nunca, es un verdadero amigo" (Santa Teresa de Ávila).
Y cuando la cruz es signo del amor sincero, entonces se convierte en luminosa y en signo de salvación.

28 agosto 2014

La Solidaridad Internacional Trinitaria va hacer camisetas solidarias por los Cristianos perseguidos. ¡No te quedes sin ella!


Queridos hermanos:

A todos nos tienen que cuestionar y preocupar que estamos presenciando tantas persecuciones y matanzas de seres humanos a causa de su fe por grupos extremistas que enseñan abiertamente sus crueldades ante los medios. Aunque esto nos duela es deber nuestro rezar, denunciar y solidarizarnos con estos hermanos que sufren y dar a conocer la situación de persecución que viven en muchos países del mundo y en este tiempo especialmente en Irak y Siria para que cesen la crueldad y la guerra y llegue la paz y la convivencia en libertad.
El equipo de Solidaridad Internacional Trinitaria de España quiere difundir camisetas con la letra “Nûn” del alfabeto árabe como lo están haciendo en varios países europeos y enseñar pacíficamente nuestra solidaridad. Es el símbolo “N” de Nazareno que están usando en Irak y Siria para marcar las casas de los cristianos amenazados de muerte y expulsados de sus tierras.
Cada camiseta tendrá un coste de 5 Euros, los cuales estarían íntegramente destinados a los perseguidos en Siria y se venderá a partir del 15 de septiembre.
Por favor comunicadnos antes del 15 de septiembre cuantas camisetas necesitaríais.

Más información en:
http://sit-perseguidos.org/colabore-con-camisetas-num/

Una vida vocacionada...


“El secreto de una vida vocacionada está en su relación con Dios, en la oración que crece precisamente en el silencio interior, en la capacidad de escuchar que Dios está cerca. Y esto es verdad tanto antes de la decisión, en el momento de decidir y de partir, como después, si se quiere ser fieles y perseverar en el camino”
Benedicto XVI

“Sembrador, sembrador, cada vez que oigas abrir las puertas del Sagrario, hazte cuenta que desde allá dentro te dicen: Sembrador, siembra hoy también… -Siembra a pesar de los que no te entienden, te interpretan mal y tratan de cansarte; a pesar de los achaques de tus años y de tu salud y de los cansancios e inconstancias, a pesar de tu amor propio herido y humillado, sigue sembrando hoy con la misma paz que el día de tus más copiosas cosechas”.
Beato Manuel González.

Reflexiones para el alma.


“Sólo quien le conoce, sólo quien conoce sus palabras y sus hechos, quien le ha experimentado en la convivencia de largos días noches, sólo éste puede llevarle a los demás. Así es también en nuestros días. Para que estuvieran con Él, tal es el componente primero y básico de la vocación sacerdotal.” 
Servidor de vuestra alegría. Benedicto XVI

“Seguía la elaboración del apóstol. No eran sólo los ojos de los apóstoles los que se ocupaban de ver lo que pasaba en torno de Jesús; ni los pies en andar los caminos con Él, sino la cabeza en aprenderlo, enterarse más de Él y admirarlo cada vez más; el corazón en sentir la cercanía, el fuego y las palpitaciones de aquel gran Corazón que se asomaba por aquellas miradas, por aquellas palabras, por aquellas obras y por todos los poros de aquella Humanidad y por todas las manifestaciones de su actividad.”
Así ama Él. Beato Manuel González

“Cuando veo a tanto apóstol, llámese catequista, sean párrocos, religiosos, religiosas o seglares, afanarse tanto por dar atractivos exteriores a sus obras como premios materiales, recreos de cine, teatros, jiras, etc., para que vengan muchos y no se vayan los que vinieron y les oigo explicar la escasez de asistencia por la falta de estas atracciones, me dan unas ganas de gritar con toda la fuerza de mis pulmones; ¡Hermanos! ¿Pero os habéis creído que Jesucristo es un desaborido? Dad menos cosas de ésas y más conocimiento, no rutinario ni de memoria, sino personal de Jesús vivo en el Sagrario e intimidad con Él y ¡veréis atracciones!”
En busca del Escondido. Beato Manuel González

A veces no es fácil...


“Cierto, a veces no es fácil permanecer ante el Señor; no es fácil porque estamos ocupados en muchas cosas, con muchas personas...; pero a veces no es fácil porque sentimos una cierta incomodidad, la mirada de Jesús nos inquieta un poco, nos pone también en crisis... Pero esto nos hace bien. En el silencio de la oración Jesús nos hace ver si estamos trabajando como buenos obreros, o bien tal vez nos hemos convertido un poco en «empleados»; si somos «canales» abiertos, generosos a través de los cuales fluye abundante su amor, su gracia, o si en cambio nos ponemos a nosotros mismos en el centro, y, así, en lugar de ser «canales» nos convertimos en «pantallas» que no ayudan al encuentro con el Señor, con la luz y la fuerza del Evangelio”.


Encuentro con los sacerdotes en la Catedral de Cassano (21-6-2014) Papa Francisco

“Y qué esfuerzos tuvieron que hacer allí mi fe y mi valor para no volver a tomar el burro del sacristán, que aun estaba amarrado a los aldabones de la puerta de la iglesia, y salir corriendo para mi casa! Pero no huí. Allí me quedé un rato largo y allí encontré mi plan de misión y alientos para llevarlo al cabo. Pero sobre todo encontré... Allí, de rodillas ante aquel montón de harapos y sucieda¬des, mi fe veía a través de aquella puertecilla apolillada, a un Jesús tan callado, tan paciente, tan desairado, tan bueno, que me miraba... Sí, parecíame que después de recorrer con su vista aquel desierto de almas, posaba su mirada entre triste y suplicante, que me decía mucho y me pedía más. Que me hacía llorar y guardar al mismo tiempo las lágrimas para no afligirlo más. Una mirada en la que se reflejaban unas ganas infinitas de querer y una angustia infinita también, por no encontrar quien quisiera ser querido… ¿verdad que la mirada de Jesucristo en esos Sagrarios es una mirada que se clava en el alma y no se olvida nunca? De mí sé deciros que aquella tarde en aquel rato de Sagrario, entreví para mi sacerdocio una ocupación en la que antes no había ni soñado y para mis entusiasmos otra poesía que antes me era desconocida”.

Beato Manuel González

Hoy me aconsejado leer un discurso del Papa Francisco, del día 25 de junio, y me ha gustado. Os lo recomiendo.


Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy hay otro grupo de peregrinos en conexión con nosotros en el aula Pablo VI: son los peregrinos enfermos. Porque con este tiempo que está haciendo, entre el calor y la posibilidad de lluvia, era más prudente que ellos permaneciesen allí. Pero ellos están en conexión con nosotros a través de la pantalla gigante. Y así estamos unidos en la misma audiencia. Todos nosotros hoy rezaremos especialmente por ellos, por sus enfermedades. Gracias.

En la primera catequesis sobre la Iglesia, hemos partido de la iniciativa de Dios que quiere formar un pueblo que lleve su bendición a todos los pueblos de la tierra. Comienza con Abrahán y luego, con mucha paciencia —Dios tiene mucha paciencia, mucha—, prepara a este pueblo en la Antigua Alianza hasta que, en Jesucristo, lo constituye como signo e instrumento de la unión de los hombres con Dios y entre ellos). Hoy queremos detenernos en la importancia, para el cristiano, de pertenecer a este pueblo. Hablaremos sobre la pertenencia a la Iglesia.

No estamos aislados y no somos cristianos a título individual, cada uno por su cuenta, no, nuestra identidad cristiana es pertenencia. Somos cristianos porque pertenecemos a la Iglesia. Es como un apellido: si el nombre es «soy cristiano», el apellido es «pertenezco a la Iglesia». Es muy hermoso notar cómo esta pertenencia se expresa también en el nombre que Dios se atribuye a sí mismo. Al responder a Moisés, en el episodio estupendo de la «zarza ardiente» (cf. Ex 3, 15), se define, en efecto, como el Dios de los padres. No dice: Yo soy el Omnipotente..., no: Yo soy el Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob. De este modo Él se manifiesta como el Dios que estableció una alianza con nuestros padres y permanece siempre fiel a su pacto, y nos llama a entrar en esta relación que nos precede. Esta relación de Dios con su pueblo nos precede a todos, viene de ese tiempo.

En este sentido, el pensamiento se dirige en primer lugar, con gratitud, a quienes nos han precedido y nos han acogido en la Iglesia. Nadie llega a ser cristiano por sí mismo. ¿Está claro esto? Nadie llega a ser cristiano por sí mismo. No se hacen cristianos en el laboratorio. El cristiano es parte de un pueblo que viene de lejos. El cristiano pertenece a un pueblo que se llama Iglesia y esta Iglesia lo hace cristiano, el día del Bautismo, y luego en el itinerario de la catequesis, etc. Pero nadie, nadie se convierte en cristiano por sí mismo. Si creemos, si sabemos rezar, si conocemos al Señor y podemos escuchar su Palabra, si lo sentimos cercano y lo reconocemos en los hermanos, es porque otros, antes que nosotros, han vivido la fe y luego nos la han transmitido. La fe la hemos recibido de nuestros padres, de nuestros antepasados, y ellos nos la enseñaron. Si pensamos bien en esto, quién sabe cuántos rostros queridos pasan ante nuestros ojos, en este momento: puede ser el rostro de nuestros padres que pidieron para nosotros el Bautismo; el de nuestros abuelos o de algún familiar que nos enseñaron a hacer el signo de la cruz y a recitar las primeras oraciones. Yo recuerdo siempre el rostro de la religiosa que me enseñó el catecismo, siempre me viene a la mente —ella, con seguridad, está en el cielo, porque es una santa mujer—, y yo la recuerdo siempre y doy gracias a Dios por esta religiosa. O bien el rostro del párroco, de otro sacerdote o de una religiosa, de un catequista, que nos ha transmitido el contenido de la fe y nos ha hecho crecer como cristianos... He aquí, esta es la Iglesia: una gran familia, en la cual uno es acogido, donde se aprende a vivir como creyentes y como discípulos del Señor Jesús.

Este camino lo podemos vivir no sólo gracias a otras personas, sino junto a otras personas. En la Iglesia no existe el «hazlo tú solo», no existen «jugadores líberos». ¡Cuántas veces el Papa Benedicto ha descrito a la Iglesia como un «nosotros» eclesial! En algunas ocasiones sucede que escuchamos a alguno decir: «Yo creo en Dios, creo en Jesús, pero la Iglesia no me interesa...». ¿Cuántas veces lo hemos escuchado? Y esto no está bien. Hay quien considera que puede tener una relación personal, directa, inmediata con Jesucristo fuera de la comunión y de la mediación de la Iglesia. Son tentaciones peligrosas y perjudiciales. Son, como decía el gran Pablo VI, dicotomías absurdas. Es verdad que caminar juntos es comprometedor, y a veces puede resultar fatigoso: puede suceder que algún hermano o alguna hermana nos cause problema, o nos provoque escándalo... Pero el Señor ha confiado su mensaje de salvación a personas humanas, a todos nosotros, a testigos; y es en nuestros hermanos y en nuestras hermanas, con sus dones y sus límites, que Él viene a nuestro encuentro y se hace reconocer. Y esto significa pertenecer a la Iglesia. Recordadlo bien: ser cristiano significa pertenencia a la Iglesia. El nombre es «cristiano», el apellido es «pertenencia a la Iglesia».

Queridos amigos, pidamos al Señor, por intercesión de la Virgen María, Madre de la Iglesia, la gracia de no caer nunca en la tentación de pensar que podemos prescindir de los demás, que podemos prescindir de la Iglesia, que podemos salvarnos por nosotros mismos, ser cristianos de laboratorio. Al contrario, no se puede amar a Dios sin amar a los hermanos, no se puede amar a Dios fuera de la Iglesia; no se puede estar en comunión con Dios sin estarlo en la Iglesia, y no podemos ser buenos cristianos si no es junto a todos aquellos que buscan seguir al Señor Jesús, como un único pueblo, un único cuerpo, y esto es la Iglesia. Gracias.



Saludos

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los peregrinos de la Archidiócesis de Madrid y de La Escuela Franciscana, de San Pedro Sula, así como a los demás grupos provenientes de España, México, Honduras, Colombia, Chile, Argentina y otros países latinoamericanos. Recuerden que, como cristianos, no podemos prescindir de los demás, de la Iglesia; no podemos salvarnos por nosotros solos, ninguno «juega de libre», somos un pueblo en camino. Muchas gracias.

(A los peregrinos procedentes de Oriente Medio)

Nuestra identidad cristiana es pertenencia a la comunidad eclesial. Pidamos al Señor que nos haga comprender el verdadero sentido de esta pertenencia y que juntos formemos un solo pueblo y un único cuerpo.

(A los peregrinos polacos)

El viernes celebraremos la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Que sea para nosotros ocasión para alabar al Corazón divino que tanto nos ha amado. Cuanto más crecen en nuestra vida las dificultades, las preocupaciones y los problemas, tanto más confiemos en Jesús que nos invita: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré” (Mt 11, 28).

(A los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados)

Está aún vivo el eco de la solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, que hemos celebrado recientemente. Queridos jóvenes, encontrad siempre en la Eucaristía el alimento de vuesta vida espiritual. Vosotros, queridos enfermos —especialmente vosotros que estáis en conexión con nosotros desde el aula Pablo VI— ofreced vuestro sufrimiento y vuestra oración al Señor, para que siga derramando su amor en el corazón de los hombres. Y vosotros, recién casados, acercaos a la Eucaristía con fe renovada, para que alimentados de Cristo seáis familias animadas por un concreto testimonio cristiano.

La oración, expresión del deseo que el hombre tiene de Dios.


La oración es relación de amor entre Dios y la persona humana. No existe una sola manera de rezar porque la oración hunde sus raíces en lo más profundo de la persona.
Es más, la oración no está vinculada a un contexto particular, sino que se encuentra inscrita en el corazón de toda persona y de toda civilización. Ciertamente la oración es una necesidad de la naturaleza del ser humano, que lleva en sí misma una sed de infinito, la nostalgia de Dios y el deseo de amor. Y por eso acercarse a ella es complejo y sencillo a la vez. Santo Tomás de Aquino define la oración como «expresión del deseo que el hombre tiene de Dios». Esta atracción hacia Dios que el mismo Dios ha puesto en el hombre es el alma de la oración que se reviste de muchas formas. Dependerá de la historia, el tiempo o el momento. Del proceso, la gracia e incluso del pecado de cada orante. Cuando hablamos de la oración es necesario tener presente que es una actitud interior antes que una serie de prácticas y fórmulas. Es una gracia que invocar. Un don de Aquel a quien nos dirigimos. Supone reconocer el señorío de Dios en nuestra vida.

(Recogida de la página: www.diocesismalaga.es)

18 agosto 2014

De las cientos de fotos que tengo de Cerfroid, subo algunas y las comparto con todos vosotros.


Del 2 al 11 de agosto, la familia Trinitaria (laicos, religiosos, religiosas y jóvenes) asistíamos a una peregrinación/viaje a Francia y a París.
Cerfroid es el lugar donde comenzó la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos.
Es donde Juan de Mata y Félix se encontraron.
Para los que nos consideramos parte de esta gran familia, es un lugar más que importante para nosotros.
A lo largo de estos 800 años de vida y de misión, son muchos los que han acudido a este lugar a rezar y a retirarse como lo hizo Juan de Mata.
Ha sido un gozo poder pisar esa tierra sagrada. La cuna Trinitaria.
A Dios Trinidad agradecido por todo los que me ha dado. 

Espero que os guste la foto que he seleccionado.























05 julio 2014

Acción de gracias por lo que soy...


El pasado lunes empezaban mis vacaciones... Unas vacaciones un tanto diferentes. Unas vacaciones en las que se cierra una etapa de mi vida y se me abre otra con un camino muy bonito pero a la vez duro.
Los que me conocéis bien, sabéis que ha sido un camino un poco pedregoso, con bastante dificultades...

Comienzo dando las gracias a Dios Trinidad.
Ese Dios AMOR, que se entrega cada día por mi en la Eucaristía, que se me hace fuerza en mis momentos de debilidad y dificultades, que se me hace presente en el hermano pobre para hacerme ver que yo no soy más que nadie...
Ese Dios AMOR que me ha ido acompañando durante toda mi vida y que se hizo presente en momentos de grandes dificultades a través de personas...
Ese Dios AMOR que me llama a seguirle a pesar de mi falta de confianza, de mi miedo o de mi infidelidad...
Ese Dios AMOR que no es indiferente al dolor humano, que perdona SIEMPRE y te da una mano de apoyo...
Por todo lo que me das y me regalas, GRACIAS AL AMOR.

Y quien me diga como demuestro que Dios existe, le pongo el reto ya, de que me diga que me demuestre la palabra AMISTAD, AMOR, SENTIMIENTOS...

Dar las gracias a Dios por mi familia.
- Por mi padre, esa santo que intercede por mi en el cielo, que me protege y que siempre va conmigo.
- Por mi madre, ese AMOR incondicional a pesar de mis fallos...que siempre está ahí y que siempre puedo contar con ella. La que me ha ayudado en mi proceso personal, vocacional...y que en ella veo el reflejo de Dios.
- Por mis hermanos, porque aunque no les demuestre mi cariño, son ejemplos para mí y sé que siempre puedo confiar y contar con el/ella.
- Por mis sobrinas y mi sobrino, porque son mi vida, mi tesoro...Porque son lo mejor que tengo.

Dar las gracias a Dios por la Parroquia a la que he pertenecido durante tantos años y que han estado en los momentos más felices de mi vida, como en los momentos más tristes y desagradables. Porque han sido y son mi segunda casa a pesar de la distancia o de los KM.
- En primer lugar por Miguel, que ha sido mi padrino de confirmación, que ha sido mi mejor amigo, que ha sido un segundo padre, que ha sido parte importante en mi vida vocacional y personal.
- En segundo lugar, mi grupo.
Mi grupo que tanto me han aportado tanto personal como en la Fe. Por Ernesto, Marcos, Laura, Elvira, Jose Carlos y Javi. Por tantas cosas vividas y aunque los kilometros nos separen, nos quedan muchas cosas por vivir.
- Por el grupo de los "peques" Antonio, Maria, Ines, Irene, Carlitos... Porque todos me han ido aportando algo, Una amistad, una confianza, y risas, muchas risas. A ellos, a esos peques, que ya no lo son tanto, GRACIAS.
- Por el grupo de los grandes. Por Bego, Jose Manuel, Jesus, Salvi, Ana, Blanca.. Ellos eran los grandes...y ahora creo que son los viejos...jajaja!!
Ellos y ellas los que me han ido enseñando que con el esfuerzo y el trabajo todo se puede conseguir... Que me han enseñado que en los más pobres, Dios está, que en la risa de los niños pequeños está la ternura de Dios...
Por todo ello y enseñado, GRACIAS.

Gracias por vivir con todos vosotros campamentos, convivencias, retiros, salidas diversas, momentos alegres, tristes, divertidos, penosos, conciertos de Vanesa Martin momentos de playas, de chinos, de Misas, oraciones...etc.

- Y también por esas personas que me han ayudado desde pequeño. Compis de catequesis, de grupos y que me han enseñado muchas cosas...
No las podría nombrar porque sería una lista interminable de gente...
Gracias a todos y todas las que me han ayudado a ser lo soy.

Dar las gracias a Dios por lo vivido en el instituto, en las Trinis.
- Por los amigos y amigas que he tenido, tengo, y siempre estarán a mi lado.
- Por esos profes y monjas que me han ayudado, enseñado, regañado y castigado... Lo sé, era muy cafre y la liaba algo...un poco nada más... jajaja
Y se me vienen a la cabeza dos grandes personas que he tenido la suerte a una de ellas de tener durante un largo tiempo de mi vida y a otra que la sigo teniendo y ojala que la tenga hasta que deje este mundo.
Repetiría de curso de nuevo para volver a tener esos amigos y compañeros, en especial, como dije antes, a dos...
- Por Melania, esa amiga que por equivocación o diferentes motivos ya no está en mi vida, pero que se le sigue queriendo y siempre tendrá un amigo aquí.
- Y no podía faltar ni olvidarme de mi Carolina que voy a decir de ella que ya no sepáis o que ella no sepa.
Que ojalá nunca se vaya de mi vida.
Que a pesar de los pos y contra, problemas, enfados, peleas, días de estar sin hablarnos...etc la quiero con locura.
Que mi amistad y mi confianza sin ella tendría poco sentido.
Como ya le dije en otra ocasión, no seré el mejor amigo del mundo, pero intento hacerlo lo mejor que puedo.
Gracia a ella, he aprendido el significado de algunas palabras importantes de esta vida.
Por tu amistad, por tu confianza, por tu día a día, por todo lo vivido contigo, y enseñado, y por todo lo que nos queda por vivir, GRACIAS Martin
Te quiero mucho mucho mucho mucho y espero que nunca dejes de ser lo que eres para mi, un pilar importante y esencial en esa edificio llamado AMISTAD Y CONFIANZA,

--- Y como podía olvidarme de mi Orden... De mis Trinitarios
Le doy gracias a Dios, por ponerme a un fraile sacerdote en un momento raro de mi vida (a los 20 años) y que resulto ser Trinitario... Casi na jaja!!
Y fue, el que me animo y ayudo a dar el paso para entrar en la Orden.
Dar a Dios las gracias por mis hermanos dos hermanos de postulantado, por mis dos hermanos de comunidad, y por los tres padres, porque me han ido haciendo y formando para ser el día de mañana un verdadero TRINITARIO,
A vosotros, mi comunidad, por todo lo vivido y enseñado, GRACIAS.
Y os voy a echar de menos este próximo curso.

Como dije al principio, ahora me toca cerrar una etapa de mi vida...Unos pasos que se van dando y haciéndose sólidos con el paso tiempo.
Dejo atrás los pensamientos de cuando llegará, cuando seré...etc.
Pues va llegando poco a poco.
El próximo curso, si Dios quiere, entro en el noviciado. Para los que no lo sepan, el noviciado es el año intensivo y más importante, ya que, te preparan para ser Trinitario.
Y de ahí, al estudiantado para ser el día de mañana, Trinitario sacerdote.
Muchos nervios pero muy ilusionado

Muchos diréis, hoy se le ha ido la pinzado en escribir...
Pues no creo que no se me ha ido...
Sólo he querido transmitir en un papel que el paso importante que voy hacer dentro de pocos meses, para llegar ahí, se ha pasado por muchos acontecimientos y muchas son las personas, amigos, amigas que han estado a mi lado, y hoy soy lo que soy, gracias a esas personas.
Porque como leí una frase hace poco, EL CORAZÓN DEL CONSAGRADO, SE LLENA DE NOMBRES.

Y claro que aquí no están todos...que son más los amigos, amigas, conocidos que me ayudan, rezan por mi y están ahí cuando los y las necesito.
También hay personas nuevas que van entrando en mi vida...
Ahora recuerdo en especial, a una amiga de mi mejor amiga, que la verdad, con lo poco que conozco... puede llegar a ser buena amiga

Lo dicho, son muchas personas que son partes de mi vida, pero, que a todas no las puedo nombrar, pero que se me vienen a la cabeza. Muchas más personas con nombres concretos de mi Parroquia de Málaga, amigos y amigas de mis instituto de Trinitarias, nombres concretos de personas de mi Parroquia de Granada, amigos y amigas que he conocido y que son importantes...
A todos y todas, aunque no os haya nombrado, GRACIAS por estar ahí.

A ti, Dios Trinidad, gracias por todo lo que he vivido, y te pido por lo que me toca por vivir.

27 junio 2014

Hoy viernes, la Iglesia celebra el día del Sagrado Corazón de Jesús.


Oh Señor Jesús, a tu Sagrado Corazón yo confío esta intención... Solo mírame, entonces haz conmigo lo que tu Corazón indique. Deja que tu Sagrado Corazón decida...Yo confío en ti... Me abandono en tu Misericordia, Señor Jesús! Ella no me fallará. Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío. Sagrado Corazón de Jesús, creo en tu amor por mi. Sagrado Corazón de Jesús, que venga tu Reino.

Oh Sagrado Corazón de Jesús, te he pedido por tantos favores, pero con ansias te imploro por esta petición. Tómala, ponla en tu abierto y roto corazón, y cuando el Padre Eterno la mire, cubierta por tu Preciosa Sangre, no podrá rehusarla. Ya no sera mas mi oración, sino la tuya, Oh Jesús.

Oh Sagrado Corazón de Jesús, pongo toda mi confianza en Ti. Nunca permitas que me confunda...

Amén

24 junio 2014

Evangelio. Festividad del nacimiento de Juan el Bautista.


+ Según San Lucas 1, 57-66. 80

Se le cumplió a Isabel el tiempo de dar a luz, y tuvo un hijo. Oyeron sus vecinos y parientes que el Señor le había hecho gran misericordia, y se congratulaban con ella. Y sucedió que al octavo día fueron a circuncidar al niño, y querían ponerle el nombre de su padre, Zacarías, pero su madre, tomando la palabra, dijo: No; se ha de llamar Juan. Le decían: No hay nadie en tu parentela que tenga ese nombre. Y preguntaban por señas a su padre cómo quería que se le llamase. Él pidió una tablilla y escribió: Juan es su nombre. Y todos quedaron admirados. Y al punto se abrió su boca y su lengua, y hablaba bendiciendo a Dios. Invadió el temor a todos sus vecinos, y en toda la montaña de Judea se comentaban todas estas cosas; todos los que las oían las grababan en su corazón, diciendo: Pues ¿qué será este niño?. Porque, en efecto, la mano del Señor estaba con él. El niño crecía y su espíritu se fortalecía; vivió en los desiertos hasta el día de su manifestación a Israel.



Reflexión.

Hoy, celebramos solemnemente el nacimiento del Bautista. San Juan es un hombre de grandes contrastes: vive el silencio del desierto, pero desde allí mueve las masas y las invita con voz convincente a la conversión; es humilde para reconocer que él tan sólo es la voz, no la Palabra, pero no tiene pelos en la lengua y es capaz de acusar y denunciar las injusticias incluso a los mismos reyes; invita a sus discípulos a ir hacia Jesús, pero no rechaza conversar con el rey Herodes mientras está en prisión. Silencioso y humilde, es también valiente y decidido hasta derramar su sangre.
En Juan, sus actitudes de Precursor, manifestadas en su oración atenta al Espíritu, en su fortaleza y su humildad, nos ayudan a abrir horizontes nuevos de santidad para nosotros y para nuestros hermanos.

22 junio 2014

Evangelio. Solemnidad del Corpus Christi.


+ Según San Juan 6, 51-58 

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come deeste pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo. 

Discutían entre sí los judíos y decían: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?. Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Éste es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.



Reflexión.

Hay multitudes hambrientas que necesitan pan. Hay toda una humanidad abocada a la muerte y al vacío, carente de esperanza, que necesita a Jesucristo. Hay un Pueblo de Dios creyente y caminante que necesita encontrarle visiblemente para seguir viviendo de Él y alcanzar la vida. Tres clases de hambre y tres experiencias de saciedad, que corresponden a tres formas de pan: el pan material, el pan que es la persona de Jesucristo y el pan eucarístico.
Sabemos que el pan más importante es Jesucristo. Sin Él no podemos vivir de ninguna manera: Separados de mí no podéis hacer nada. Pero Él mismo quiso dar de comer al hambriento y, además, hizo de ello un imperativo evangélico fundamental. Seguramente pensaba que era una buena manera de revelar y verificar el amor de Dios que salva. Pero también quiso hacerse accesible a nosotros en forma de pan, para que, quienes aún caminamos en la historia, permanezcamos en ese amor y alcancemos así la vida.




Cántico Eucarístico.

Cantemos al Amor de los Amores
cantemos al Señor,
Dios está aquí, ¡venid adoradores,
adoremos, a Cristo Redentor!

¡Gloria a Cristo Jesús,
cielos y tierra, bendecid al señor
honor y gloria a Ti, rey de la gloria
amor por siempre a Ti
Dios del Amor!

Unamos nuestra voz a los cantares
del Coro Celestial,
Dios está aquí, al Dios de los Altares
alabemos con gozo angelical.

Hoy es el cumpleaños de mi mejor amiga.

Ante todo, decirte que gracias GRACIAS Y GRACIAS por estos 7 años de amistad, de confianza. Siete años que han dado para mucho... Momentos buenos, malos, alegres, tristes, peleas, enfados...etc
Momentos en los que yo no he sabido comportarme como un VERDADERO AMIGO, o no he estado ahí cuando lo necesitabas... con nuestros más y nuestros menos...etc etc.
Pero lo importante, es que a pesar de todo los inconvenientes, has sabido tu apostar por mi, por mi AMISTAD y por mi CONFIANZA.
Perdón por esas veces como te dicho antes, que no se comportarme como tu mejor amigo.
Gracias por estar siempre a mi lado.
Gracias porque en estos siete años, me has demostrado el significado de las palabras AMISTAD Y CONFIANZA INCONDICIONAL.
Gracias por estar cuando te necesito, aunque ya sabes... estoy en otra ciudad pero nada ni nadie va a ocupar el lugar de MEJOR AMIGA que tu tienes...
Eres un gran tesoro de amiga y de confianza. Lo sabes todo todo de mi, que eso dice mucho... Confío en ti cien por cien, ya lo sabes.

Disfrute de tu día, de tu cumpleaños, de la gente que te rodea!!

Muchas pero que MUCHAS MUCHAS MUCHAS MUCHAS MUCHAS FELICIDADES!! y te quiero mucho. Gracias de nuevo por tu amistad y por tu confianza.
Y que alegría cuando puse yo a una Martín en mi vida.

15 junio 2014

Evangelio. Solemnidad de la Santísima TRINIDAD.


+ Según San Juan 3, 16 - 18.

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: «Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. El que cree en Él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios».



Reflexión.

Se habla tanto del amor, que quizá pierde su originalidad. Amor es lo que Dios nos tiene. ¡Ama y serás feliz! Porque amor es dar la vida por aquellos que amamos. Amor es gratuidad y sencillez. Amor es vaciarse de uno mismo, para esperarlo todo de Dios. Amor es acudir con diligencia al servicio del otro que nos necesita. Amor es perder para recobrarlo al ciento por uno. Amor es vivir sin pasar cuentas de lo que uno va haciendo. Amor es lo que hace que nos parezcamos a Dios. Amor y sólo el amor es la ¡eternidad ya en medio de nosotros!
Vivamos la Eucaristía que es el sacramento del Amor, ya que nos regala el Amor de Dios hecho carne. Nos hace participar del fuego que quema en el Corazón de Jesús, y nos perdona y rehace, para que podamos amar con el Amor mismo con que somos amados.

Hoy domingo, día de la Santísima Trinidad.


Oración a la Trinidad
 
¡Oh Dios mío, Trinidad adorable, ayúdame a olvidarme
por entero para establecerme en ti!

¡Oh mi Cristo amado, crucificado por amor! Siento mi
impotencia y te pido que me revistas de ti mismo, que
identifiques mi alma con todos lo movimientos de tu
alma; que me sustituyas, para que mi vida no sea más
que una irradiación de tu propia vida. Ven a mí como
adorador, como reparador y como salvador...

¡Oh fuego consumidor, Espíritu de amor! Ven a mí, para
que se haga en mi alma una como encarnación del Verbo;
que yo sea para él una humanidad sobreañadida en la que
él renueve todo su misterio.

Y tú, ¡oh Padre!, inclínate sobre tu criatura; no veas
en ella más que a tu amado en el que has puesto todas
tus complacencias.

¡Oh mis tres, mi todo, mi dicha, soledad infinita,
inmensidad en que me pierdo! Me entrego a vos como
una presa; sepultaos en mi para que yo me sepulte en
vos, en espera de ir a contemplar en vuestra luz el
abismo de vuestras grandezas.
Amén.

13 junio 2014

El próximo domingo día 15, celebramos la Solemnidad de la Santísima Trinidad. Os copio de la página web de la Diócesis de Málaga, una entrevista que le han hecho a un Fraile Trinitario. Os recomiendo que la leáis.

«¿Cómo reinsertar a quien nunca estuvo inserto?»

Fray Andrés González, trinitario, llegó a Málaga hace unos meses para unirse a la comunidad de trinitarios que sirve en La Palma-Palmilla y hacerse cargo de la capellanía del centro penitenciario de Alhaurín de la Torre. El próximo domingo celebran la Santísima Trinidad.


-Fray Andrés lleva usted unos meses en la Diócesis de Málaga, como capellán del centro penitenciario de Alhaurín de la Torre, ¿es posible la reinserción del preso?

-Es posible. Todos podemos cambiar siempre. Como cristianos, además, es nuestra esperanza. Pero la cuestión es: quien nunca estuvo inserto, ¿cómo puede reinsertarse? La sociedad a veces es muy dura con la gente que está en la cárcel y son muchas las personas que llegan a la cárcel tras una vida muy dura. La reinserción es posible y yo conozco a muchas personas que lo han conseguido. Me da mucha alegría ver que, después de muchos años, han encauzado su vida. Pero también es cierto que son muchos los que vuelven a la cárcel, hasta diez veces.

-La congregación trinitaria tiene como carisma servir en las cárceles, ¿qué os mueve a permanecer en un lugar tan duro?

-Yo creo que son dos motivos. En primer lugar, el sentido de humanidad, el ver que muchos han llegado a la cárcel porque la vida los ha llevado hasta allí. Por otra parte, Jesús nos lo dice muy claro: “estuve en la cárcel y me vinisteis a visitar”. Se trata de la visita de la preocupación, de la comprensión y de ir con los brazos abiertos. Lo que más nos anima a seguir es el testimonio de los propios presos. En más de una ocasión nos han dicho: “no nos dejen pues nos traen aire fresco, libertad, esperanza e ilusión. A veces uno se desanima, sobre todo cuando ve los “fracasos”, pero si cedemos ante lo difícil no seríamos fieles al Evangelio. Si Jesús hubiera tirado la toalla, no estaríamos aquí, creyendo en la esperanza.

-Entre sus proyectos como capellán...
Trabajar más en el tema de la prevención, ya lo hemos hablado con el delegado de Pastoral Penitenciaria. Cuesta menos, en tiempo, dinero y trabajo, prevenir a cincuenta jóvenes que sacar a uno de la cárcel.



Entrevista realizada por Encarni Llamas.
Copiada la entrevista de la página web de la Diócesis de Málaga:
http://www.diocesismalaga.es/pagina-de-inicio/2014041352/como-reinsertar-a-quien-nunca-estuvo-inserto//

08 junio 2014

Evangelio. Solemnidad de Pentecostés.


Secuencia.

Ven Espíritu Divino, manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre, Don, en tus dones espléndido.
Luz que penetra las almas, fuente del mayor consuelo.

Ven, Dulce Huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma, Divina Luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado, si no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo.
Lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos.
por tu bondad y tu gracia dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.
Amén. Aleluya



+ Según San Mateo 20, 19-30.

Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: La paz con vosotros. Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor. Jesús les dijo otra vez: La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.



Reflexión.

Hoy, en el día de Pentecostés se realiza el cumplimiento de la promesa que Cristo había hecho a los Apóstoles. En la tarde del día de Pascua sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. La venida del Espíritu Santo el día de Pentecostés renueva y lleva a plenitud ese don de un modo solemne y con manifestaciones externas. Así culmina el misterio pascual.
El Espíritu Santo es el Maestro interior que guía al discípulo hacia la verdad, que le mueve a obrar el bien, que lo consuela en el dolor, que lo transforma interiormente, dándole una fuerza, una capacidad nuevas.
El Espíritu que Jesús comunica, crea en el discípulo una nueva condición humana, y produce unidad.
En Pentecostés sucede lo contrario: por gracia del Espíritu Santo, los Apóstoles son entendidos por gentes de las más diversas procedencias y lenguas.

01 junio 2014

Evangelio. SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR.


+ Según San Mateo 28, 16-20.

En aquel tiempo, los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Y al verle le adoraron; algunos sin embargo dudaron. Jesús se acercó a ellos y les habló así: Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.


Reflexión.

Los Apóstoles habrán tenido tiempo para habituarse al otro modo de ser de su Maestro a lo largo de aquellos cuarenta días, en los que el Señor nos dicen los exegetas no se aparece, sino que en fiel traducción literal se deja ver. Ahora, en ese postrer encuentro, se renueva el asombro. Porque ahora descubren que, en adelante, no sólo anunciarán la Palabra, sino que infundirán vida y salud, con el gesto visible y la palabra audible: en el bautismo y en los demás sacramentos.

18 mayo 2014

Evangelio. Domingo V de Pascua.


+ Según San Juan 14, 1-12.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy sabéis el camino.
Le dice Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?. Le dice Jesús: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.
Le dice Felipe: Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Le dice Jesús: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: ‘Muéstranos al Padre’? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Al menos, creedlo por las obras. En verdad, en verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún, porque yo voy al Padre.


Reflexión.

Él mismo se hace Camino al Padre; Él mismo, con su resurrección, se hace Caminante para guiarnos; Él mismo, con el don del Espíritu Santo nos alienta y fortalece para no desfallecer en el peregrinar: No se turbe vuestro corazón.
En esta invitación que Jesús nos hace, la de ir al Padre por Él, con Él y en Él, se revela su deseo más íntimo y su más profunda misión: El que por nosotros se hizo hombre, siendo el Hijo único, quiere hacernos hermanos suyos y, para ello, hace llegar hasta el Padre verdadero su propia humanidad, llevando en ella consigo a todos los de su misma raza.

13 mayo 2014

Dios Trinidad ha estado grande conmigo.


Hoy es martes 13. Día de la Virgen de la Fátima.
Para algunos es un día de mala suerte de que algo malo va a pasar o puede pasar...
Pero para mi, es un día de acción de gracias a Dios Trinidad.

Hoy hace 8 meses que mi vida cambió. Una opción que moldearía mi futuro.
8 meses que entré en la Orden. La que hoy es mi familia, mis compañeros, mis hermanos.

Sólo tengo palabras de acción de gracias a Dios Trinidad, por todo lo que me ha ofrecido en estos meses. Momentos de tristezas, de sentimientos, de alegrías, de enfados... Pero lo importante es que la COMUNIDAD, mi comunidad que es mi familia, siempre han estado ahí.

Gracias a Dios Trinidad por ir encauzando mi vocación. En esta vocación Trinitaria. Porque hoy soy lo que soy, gracias a mi Orden, a mis hermanos, a mi comunidad...

Gracias a Dios porque sin esa comunidad Trinitaria de AMOR, nada de esto tendría sentido. Gracias por todos y cada unos de mis hermanos de comunidad. Todos tienen algo que es lo que a mí me falta. Y entre todos, hacen lo que soy, un joven en formación para ser algo MUY GRANDE.

De nuevo, gracias a Dios Trinidad por ese AMOR gratuito que me da cada día. Por regalarme una Orden, una comunidad, unos hermanos, y una vida que se va haciendo cada día más Trinitaria.

Perdón por esas veces en las que no veo con claridad que los demás necesitan de mi. Y por esas veces que tu me dices VEN, y mi humanidad, me frena.

Gracias Dios Trinidad por ese regalo vocacional en el carisma Trinitario.
Y que cada día, me vaya refugiando en María, tu madre, mi madre, que es el Buen Remedio para todos mis males.

Gracias Dios Trinidad por las personas que me han ayudado en mi discernimiento, por las personas que me han apoyado siempre, por las que estuvieron al principio y que ya están pero no están de la misma forma, por las que estuvieron y en especial, por todas las personas que están desde hace años y años. Gracias Señor.