29 octubre 2012

A la Virgen, nuestra madre, le encomendamos el AÑO DE LA FE.


Madre querida, con toda la Iglesia iniciamos el camino del Año de la Fe, convocado por el Papa Benedicto XVI. Ponemos en tus manos maternales todas las actividades, todas las iniciativas, todas las oraciones: todo. Para que purifiquemos nuestra fe, para que muchos más hermanos nuestros renueven su sí a tu Hijo, para que todos seamos más fieles seguidores suyos, para que todos podamos vivir con gratitud y en eterna alanbanza de Dios Padre Creador, de Jesucristo nuestro Redentor y del Santo Espíritu que nos inunda con su Luz. A los que formamos parte de tu Milicia, a los que te consagramos cada día todo nuestro ser, lo que somos, lo que tenemos, nuestro tiempo, nuestro pasado, presente y futuro, haznos eficaces en el Amor a Dios y a los hermanos, ayúdanos a vivir con intensidad este Año Santo, haznos ser intrépidos y colaborar eficazmente en la Nueva Evangelización. 
¡Madre, esposa del Espíritu Santo que habita en la Iglesia, ruega por nosotros!

28 octubre 2012

Evangelio. Domingo XXX del Tiempo Ordinario.


Según San Marcos 10, 46-52.

En aquel tiempo, cuando Jesús salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: «¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!». Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Jesús se detuvo y dijo: «Llamadle». Llaman al ciego, diciéndole: «¡Ánimo, levántate! Te llama». Y él, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jesús. Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: «¿Qué quieres que te haga?». El ciego le dijo: «Rabbuní, ¡que vea!». Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado». Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino.


Reflexión.

Hoy, contemplamos a un hombre que, en su desgracia, encuentra la verdadera felicidad gracias a Jesucristo. Se trata de una persona con dos carencias: la falta de visión corporal y la imposibilidad de trabajar para ganarse la vida, lo cual le obliga a mendigar. Necesita ayuda y se sitúa junto al camino, a la salida de Jericó, por donde pasan muchos viandantes.
Frecuentemente nos quejamos y decimos: No sé rezar. Tomemos ejemplo entonces del ciego del Evangelio: Insiste en llamar a Jesús, y con tres palabras le dice cuanto necesita. ¿Nos falta fe? Digámosle: Señor, aumenta mi fe. ¿Tenemos familiares o amigos que han dejado de practicar? Oremos entonces así: Señor Jesús, haz que vean. ¿Es tan importante la fe? Si la comparamos con la visión física, ¿qué diremos? Es triste la situación del ciego, pero mucho más lo es la del no creyente. Digámosles: El Maestro te llama, preséntale tu necesidad y Jesús te responderá generosamente.

24 octubre 2012

Oración para SONREÍR. (Madre Teresa de Calcuta)


Señor, bendícenos con la capacidad de sonreír siempre con sinceridad y desde nuestros corazones.
Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición.
Que mis ojos sonrían diariamente por el cuidado y compañerismo de mi familia y de mi comunidad.
Que mi corazón sonría diariamente por las alegrías y dolores que compartimos.
Que mi boca sonría diariamente con la alegría y regocijo de tus trabajos.
Que mi rostro dé testimonio diariamente de la alegría que tú me brindas.
Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor. Amén.

21 octubre 2012

Evangelio. Domingo XXIX del Tiempo Ordinario. Día del DOMUND


Según San Marcos 10, 35-45.

En aquel tiempo, Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercan a Jesús y le dijeron: Maestro, queremos, nos concedas lo que te pidamos». Él les dijo: ¿Qué queréis que os conceda?. Ellos le respondieron: Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda. Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?. Ellos le dijeron: Sí, podemos. Jesús les dijo: La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado; pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado.
Al oír esto los otros diez, empezaron a indignarse contra Santiago y Juan. Jesús, llamándoles, les dice: Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder. Pero no ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.

Reflexión.

Jesús trastoca de tal manera las categorías de este mundo que también resitúa el sentido de la actividad humana. No es mejor el encargo que más brilla, sino el que realizamos más identificados con Jesucristo-siervo, con mayor Amor a Dios y a los hermanos. Si de veras creemos que «nadie tiene amor más grande que quien da la vida por sus amigos, entonces también nos esforzaremos en ofrecer un servicio de calidad humana y de competencia profesional con nuestro trabajo, lleno de un profundo sentido cristiano de servicio. Como decía la Madre Teresa de Calcuta: El fruto de la fe es el amor, el fruto del amor es el servicio, el fruto del servicio es la paz.

Hoy celebramos el día del DOMUND.


El DOMUND, Domingo Mundial de las Misiones, es una jornada que las Obras Misionales Pontificias (OMP) proponen para que la Iglesia universal rece y colabore económicamente a favor de la actividad evangelizadora de los misioneros y misioneras. La campaña de este año lleva como lema “Misioneros de la fe” y quiere aprovechar el 50 aniversario del Concilio Vaticano II y la apertura del Año de la fe para renovar el compromiso misionero de todos los bautizados.

14 octubre 2012

Evangelio. Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario y solemnización por el AÑO DE LA FE


Según San Marcos 10, 17-30.

En aquel tiempo, cuando Jesús se ponía en camino, uno corrió a su encuentro y arrodillándose ante Él, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?». Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre». Él, entonces, le dijo: «Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud». Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme».
Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!». Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: «¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja que un rico entre en el Reino de Dios». Pero ellos se asombraban aún más y se decían unos a otros: «Y ¿quién se podrá salvar?». Jesús, mirándolos fijamente, dice: «Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios». Pedro se puso a decirle: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido». Jesús dijo: «Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno: ahora al presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en el mundo venidero, vida eterna».

Reflexión.

Hoy vemos cómo Jesús (que nos ama) quiere que todos entremos en el Reino de los cielos. De ahí esta advertencia tan severa a los “ricos”. También ellos están llamados a entrar en él. Pero sí que tienen una situación más difícil para abrirse a Dios. Las riquezas les pueden hacer creer que lo tienen todo; tienen la tentación de poner la propia seguridad y confianza en sus posibilidades y riquezas, sin darse cuenta de que la confianza y la seguridad hay que ponerlas en Dios. Pero no solamente de palabra: qué fácil es decir «Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío», pero qué difícil se hace decirlo con la vida. Si somos ricos, cuando digamos de corazón esta jaculatoria, trataremos de hacer de nuestras riquezas un bien para los demás, nos sentiremos administradores de unos bienes que Dios nos ha dado.


Siguiendo los consejos del S. S. Benedicto XVI (Papa) por el año de la fe, para solemnizarlo, hoy también os ayudo a profesar la fe, proclamando el Credo NICEOCONSTANTINOPOLITANO.
Creo en un solo DIOS, PADRE todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, JESUCRISTO,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz.
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros los hombres
y por nuestra salvación, bajó del cielo;
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre.
Y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el ESPÍRITU SANTO,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo,
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo la iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro. Amén.


El credo, es la proclamación de nuestra propia FE, de lo que creemos y en qué creemos.

Os adjunto dos fotos, a la izquierda: UNA PILA BAUTISMAL. Y a la derecha: EL CIRIO PASCUAL. --->Símbolos de nuestra FE.<---




- En la pila bautismal, se celebra el BAUTISMO. Que es la puerta al nacimiento de la fe.
Y es la que nos hace hijo de Dios y hermanos de todos en la comunidad Ecclesial.  

- El cirio Pascual, que significa a Cristo Resucitado. Luz de la esperanza de y en la Resurrección.
Y es la LUZ final que nos tiene prometido el Padre. Porque recordemos, que igual que Cristo no está muerto si no, que vive, NOSOTROS NO MORIMOS. Dormimos en Cristo a la nueva vida. Luz que no se APAGA.

He puesto estos dos símbolos, (aunque ya lo he dicho antes) porque nuestra Fe nace en el Bautismo, gracias a la Iglesia (que es nuestra madre) y sigue viva después por la Resurreción de Cristo.

13 octubre 2012

Carta del Vicario General de la Diócesis de Málaga, Alfonso Fernandez Casa-Mayor sobre el año de la fe. ¡¡Es muy buena y os invito a que la leáis!!

--->¿Por qué celebramos el AÑO DE LA FE?

Con la apertura del Año de la fe, que Benedicto XVI inauguró el día 11 octubre – a los 50 años del inicio del Concilio Vaticano II- el Papa nos invita a poner en el centro de nuestra atención «el encuentro con Jesucristo y la belleza de la fe en 
Él».
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La celebración del Año de la fe es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo, una verdadera gracia de Dios y una oportunidad para redescubrir el gozo y la alegría de la fe, que actúa por la caridad, vivirla más intensamente y proponerla a los demás.

En el clima actual de secularismo y creciente paganismo los cristianos malagueños, fieles a la llamada del Papa y de nuestro Obispo, debemos volver a plantearnos el sentido profundo de nuestra fe. Lo que se nos pide es que comprendamos más profundamente el acto mismo de creer por que nos entregamos totalmente y con plena libertad al Dios que se nos muestra y entrega en Jesucristo y que redescubramos la belleza de los contenidos de la fe cristiana, para profesarla, celebrarla, y vivirla con mayor plenitud.

Para todo lo anterior contamos, entre otros medios, con el Catecismo de la Iglesia Católica, que es una ayuda indispensable para profundizar en los contenidos fundamentales de la fe y con la práctica de la Lectio divina, que gracias a Dios va creciendo en nuestra Diócesis de día en día.

11 octubre 2012

Hoy jueves, comienza en la Iglesia el AÑO DE LA FE.


El domingo pasado día 7 de octubre del 2012, después de la proclamación del DOCTORADO de San Juan de Ávila, empezó el Sínodo de todos los Obispos del mundo sobre el AÑO DE LA FE.

Y hoy jueves día 11 de octubre del 2012, COMIENZA el Año de la Fe, convocado por el Santo Padre Benedicto XVI, que, desde el comienzo de su ministerio como sucesor de San Pedro, ha recordado la exigencia de redescubrir el camino de la fe para iluminar de manera cada vez más clara la alegría y el entusiasmo del encuentro con Cristo. En efecto, en la homilía de la santa misa del inicio de su pontificado dijo estas palabras que considero que son muy oportunas en este comienzo del Año de la Fe: «La Iglesia en su conjunto, y sus pastores en ella, como Cristo han de ponerse en camino para llevar a los hombres fuera del desierto, hacia el lugar de la vida, hacia la amistad con el Hijo de Dios, hacia Aquél que nos d
a la vida, la vida en plenitud».
¡¡Vivamos este año con intensidad y preparémonos para dar verdadero testimonio de FE.!!

Acciones concretas para celebrar
1. Participar en los actos de apertura y clausura diocesana del Año de la Fe, los domingos, día 14 de octubre de 2012 y día 24 de noviembre de 2013, respectivamente.
2. Participar en los encuentros que se organicen en el ámbito parroquial y diocesano para celebrar el Año de la Fe.
3. Propiciar momentos solemnes de profesión de la fe en la liturgia, de modo particular en la Eucaristía dominical.
4. Celebrar comunitariamente la fe, en torno a la pila bautismal, en la fiesta del Bautismo del Señor.
5. Hacer profesión de fe en la familia, en el hogar, en algunos momentos significativos: Navidad, Pascua, aniversarios de acontecimientos familiares.
6. Visitar la pila bautismal donde uno haya sido bautizado, en el aniversario del propio bautismo, y hacer profesión de fe.
7. Peregrinar y hacer profesión de fe en Roma y en Tierra Santa.
8. Orar por el fruto pastoral de la Asamblea del Sínodo de los Obispos en Roma, y del Encuentro Mundial de la Juventud en Brasil.
9. Dar especial relieve a la celebración del Día del Amor Fraterno y del Día de Caridad, resaltando la vinculación de la fe con la caridad.

Que la Virgen nos ayude a ir fortaleciendo nuestra fe y a vivirla día a día en nuestra propia vida.

09 octubre 2012

S.S. Benedicto XVI (Papa) concederá INDULGENCIAS PLENARIAS durante el AÑO DE LA FE que comenzará el próximo jueves 11 de octubre del 2012 hasta, el 24 de noviembre del 2013.


Valdrán predicaciones, peregrinaciones y misas, incluso con la posibilidad de elegir el día en que se lucra el beneficio espiritual.

------------------------------------------------

Con ocasión del quincuagésimo aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y del Año de la Feconvocado por Benedicto XVI a partir del 11 de octubre, el Papa concederá diversas vías para ganar la indulgencia plenaria (remisión total de las penas del purgatorio).

A través de un decreto de la Penitenciaría Apostólica, firmado el 14 de septiembre por el penitenciario mayor, el cardenal Manuel Monteiro de Castro(antiguo nuncio en Madrid), y que la Santa Sede dio a conocer este viernes, se establece que entre el 11 de octubre de 2012 y el 24 de noviembre de 2013 recibirán la indulgencia plenaria "todos los fieles verdaderamente arrepentidos y debidamente confesados", que comulguen y recen por las oraciones del Sumo Pontífice:
- cada vez que participen en al menos tres predicaciones misionales, o al menos tres sobre los documentos del Concilio Vaticano II o sobre los artículos del Catecismo de la Iglesia católica, en cualquier iglesia o lugar idóneo;

- cada vez que visiten en forma de peregrinaciónuna basílica papal, una catacumba cristiana, una iglesia catedral, un lugar sagrado designado por el ordinario del lugar para el Año de la Fe, y participen en ellos en una función sagrada o al menos se recojan durante un tiempo suficiente para una meditación piadosa que concluya con el rezo del Padrenuestro, la profesión de Fe en cualquiera de sus formas legítimas y las invocaciones a la Santísima Virgen y, según los casos, a los santos apóstoles o patrones;

- cada vez que, en los días fijados por el ordinario del lugar para el Año de la Fe, participen en algún lugar sagrado en una solemne celebración eucarística o en la liturgia de las horas, añadiendo la profesión de Fe en cualquier forma legítima;

- un día libremente elegido, durante el Año de la Fe, para la devota visita al baptisterio u otro lugar donde recibieron el sacramento del Bautismo, si renuevan las promesas bautismales en cualquier forma legítima.

Del mismo modo, la Penitenciaría Apostólica faculta a los obispos diocesanos para que, "en el día oportuno" del Año de la Fe, impartan la bendición papal con indulgencia plenaria para los fieles que la reciban devotamente.

Los fieles "verdaderamente arrepentidos" que por "graves motivos" no puedan verificar estas condiciones podrán conseguir también la indulgencia plenaria "si, unidos en espíritu y con el pensamiento a los fieles presentes, particularmente en los momentos en los que las palabras del Sumo Pontífice o de los obispos diocesanos son transmitidas por televisión o radio, reciten en su propia casa o donde las retenga el impedimento, el Padrenuestro, la profesión de Fe y otras oraciones conformes a las finalidades del Año de la Fe, ofreciendo sus sufrimientos y problemas de la vida".

07 octubre 2012

Evangelio. Domingo XXVII del Tiempo Ordinario.


Según San Marcos 10, 2-116.

En aquel tiempo, se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?». Él les respondió: «¿Qué os prescribió Moisés?». Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla». Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto. Pero desde el comienzo de la creación, Él los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre». Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto. Él les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio».
Le presentaban unos niños para que los tocara; pero los discípulos les reñían. Mas Jesús, al ver esto, se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él». Y abrazaba a los niños, y los bendecía poniendo las manos sobre ellos.


Reflexión.

Jesús recuerda lo que dice el Libro del Génesis: «Al comienzo del mundo, Dios los creó hombre y mujer»  Jesús habla de una unidad que será la Humanidad. El hombre dejará a sus padres y se unirá a su mujer, siendo uno con ella para formar la Humanidad. Esto supone una realidad nueva: Dos seres forman una unidad, no como una "asociación", sino como procreadores de Humanidad.
La conclusión es evidente: «Lo que Dios unió, no lo separe el hombre».
De regreso a casa, los Apóstoles preguntan por las exigencias del matrimonio, y a continuación tiene lugar una escena cariñosa con los niños. Ambas escenas están relacionadas. La segunda enseñanza es como una parábola que explica cómo es posible el matrimonio. El Reino de Dios es para aquellos que se asemejan a un niño y aceptan construir algo nuevo. Lo mismo el matrimonio, si hemos captado bien lo que significa: dejar, unirse y devenir.

06 octubre 2012

Mañana domingo, la Iglesia proclamará DOCTOR DE LA IGLESIA a San Juan de Ávila.


Para la Iglesia Española en especial la Andaluza, es un gran gozo que mañana día 7 de octubre en Roma junto a San Pedro, el Papa Benedicto XVI, proclame DOCTOR DE LA IGLESIA a San Juan de Ávila.

05 octubre 2012

La Iglesia hoy celebra LAS TÉMPORAS DE ACCIÓN DE GRACIAS Y PETCICIÓNS


Según San Lucas 10, 13-16.

En aquel tiempo, Jesús dijo: «¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que, sentados con sayal y ceniza, se habrían convertido. Por eso, en el Juicio habrá menos rigor para Tiro y Sidón que para vosotras. Y tú, Cafarnaúm, ¿hasta el cielo te vas a encumbrar? ¡Hasta el Hades te hundirás! Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado».

Reflexión.
Hoy vemos a Jesús dirigir su mirada hacia aquellas ciudades de Galilea que habían sido objeto de su preocupación y en las que Él había predicado y realizado las obras del Padre. En ningún lugar como Corazín, Bet-Saida y Cafarnaúm había predicado y hecho milagros. La siembra había sido abundante, pero la cosecha no fue buena. ¡Ni Jesús pudo convencerles...! ¡Qué misterio, el de la libertad humana! Podemos decir “no” a Dios... El mensaje evangélico no se impone por la fuerza, tan sólo se ofrece y yo puedo cerrarme a él; puedo aceptarlo o rechazarlo. El Señor respeta totalmente mi libertad. ¡Qué responsabilidad para mí!
«Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha». Estas palabras con las que concluye el Evangelio son una llamada a la conversión y traen esperanza. Si escuchamos la voz de Jesús aún estamos a tiempo. La conversión consiste en que el amor supere progresivamente al egoísmo en nuestra vida, lo cual es un trabajo siempre inacabado. San Máximo nos dirá: «No hay nada tan agradable y amado por Dios como el hecho de que los hombres se conviertan a Él con sincero arrepentimiento».


Historia de las témporas de acción de gracias y petición.


«Las Témporas —dice el Misal— son días de acción de gracias y de petición que la comunidad cristiana ofrece a Dios, terminadas las vacaciones y la recolección de las cosechas, al reemprender la actividad habitual». La celebración ha sido fijada en España para el día 5 de octubre-
Su finalidad consistía y consiste en reunir a la comunidad, para que, mediante el ayuno y la oración, se diese gracias a Dios por los frutos de la tierra y se invocase su bendición sobre el trabajo de los hombres

04 octubre 2012

La Iglesia celebra hoy la HONOMÁSTICA de San Francisco de Asís.


Según San Lucas 1, 10-12.

En aquel tiempo, designó el Señor a otros setenta y dos discípulos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir, y les dijo: “La cosecha es mucha y los trabajadores pocos. Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos. Pónganse en camino; los envío como corderos en medio de lobos. No lleven ni dinero, ni morral, ni sandalias y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Cuando entren en una casa, digan: ‘Que la paz reine en esta casa’. Y si allí hay gente amante de la paz, el deseo de paz de ustedes se cumplirá; si no, no se cumplirá. Quédense en esa casa. Coman y beban de lo que tengan, porque el trabajador tiene derecho a su salario. No anden de casa en casa. En cualquier ciudad donde entren y los reciban, coman lo que les den. Curen a los enfermos que haya y díganles: ‘Ya se acerca a ustedes el Reino de Dios’.
Pero si entran en una ciudad y no los reciben, salgan por las calles y digan: ‘Hasta el polvo de esta ciudad que se nos ha pegado a los pies nos lo sacudimos, en señal de protesta contra ustedes. De todos modos, sepan que el Reino de Dios está cerca’. Yo les digo que en el día del juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad”.

Reflexión.

El misionero anuncia la paz. Es portador de paz porque lleva a Cristo, el “Príncipe de la Paz”. Por esto, «en la casa en que entréis, decid primero: ‘Paz a esta casa’. Y si hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; si no, se volverá a vosotros» (Lc 10,5-6). Nuestro mundo, nuestras familias, nuestro yo personal, tienen necesidad de Paz. Nuestra misión es urgente y apasionante.

Oración

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:
donde haya odio, ponga yo amor,
donde haya ofensa, ponga yo perdón,
donde haya discordia, ponga yo unión,
donde haya error, ponga yo verdad,
donde haya duda, ponga yo la fe,
donde haya desesperación, ponga yo esperanza,
donde haya tinieblas, ponga yo luz,
donde haya tristeza, ponga yo alegría.
Oh, Maestro, que yo no busque tanto 
ser consolado como consolar,
ser comprendido como comprender,
ser amado como amar.
Porque dando se recibe,
olvidando se encuentra,
perdonando se es perdonado,
y muriendo se resucita a la vida eterna.

03 octubre 2012

Hoy publico uno de los Evangelios que me gustan mucho y me ayuda mucho a reflexionar.


Según San Lucas 9, 57-62.

En aquel tiempo, mientras iban caminando, uno le dijo: «Te seguiré adondequiera que vayas». Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza». A otro dijo: «Sígueme». El respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre». Le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios». También otro le dijo: «Te seguiré, Señor; pero déjame antes despedirme de los de mi casa». Le dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios».

Reflexión.

Hoy, el Evangelio nos invita a reflexionar, con mucha claridad y no menor insistencia, sobre un punto central de nuestra fe: el seguimiento radical de Jesús. «Te seguiré adondequiera que vayas» ¡Con qué simplicidad de expresión se puede proponer algo capaz de cambiar totalmente la vida de una persona!: «Sígueme» Palabras del Señor que no admiten excusas, retrasos, condiciones, ni traiciones..
El Señor encontrará lugar entre nosotros si, como Juan el Bautista, dejamos que Él crezca y nosotros menguamos, es decir, si dejamos crecer a Aquel que ya vive en nosotros siendo dúctiles y dóciles a su Espíritu, la fuente de toda humildad e inocencia.

01 octubre 2012

El pasado sábado día 29 de septiembre estuve en el concierto de Vanesa Martín...TODO UN ORGULLO.

Aquí os dejo unas cuantas fotos del concierto de VANESA MARTíN que hizo el sábado en el Palacio de deportes Martín Carpena en Málaga.
Para mí, fue todo un orgullo el poder asistir al concierto y verla cantar. Ya que es una por no decir, que es la única cantante favorita que tengo.
La llevo siguiendo desde hace muchos años, y la verdad que mereció la pena... Ya cuento los días para volver a ver cuando hace otro en Málaga.
Es una de las cantantes que lleva por bandera que es Malagueña.
Una cantante, que se ha ido construyendo desde los cimientos, es decir, que ha ido poco a poco y currándose el ir a la cima... Y seguro y le deseo que llegue a lo más alto, porque sé que todavía tiene que llegar a más...
Yo soy de los que pienso, que ella tiene su música para ayudarnos en cada momento de nuestra vida.... Tiene canciones alegres, tristes, amor, desamor, reflexión... Para cada momento, tiene una...Y eso, dice mucho. Porque hace sus canciones desde el corazón.

Desde mi humilde blog, desearle que VUELVA PRONTO a dar un concierto en Málaga.
Desearle mucha SUERTE porque ya mismo empieza a darse a conocer internacionalmente, y que NUNCA cambien porque es una PEDAZO DE CANTANTE y que GRACIAS por su música.