31 agosto 2012

Reflexión sobre la AMISTAD.

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella. En un determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce, se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo, entonces le dice-
- Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano?... Si tu no ves... Entonces el ciego le responde:
- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria, llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi...

"LA AMISTAD ES ESO, UNA LUZ PARA QUE LOS QUE QUEREMOS JAMÁS ESTÉN EN LA OSCURIDAD."

27 agosto 2012

Aclaración

Quería comunicaros, que este mes de agosto no estuve publicando el Evangelio de cada domingo ni sus respectivas reflexiones, porque no he tenido tiempo entre retiros, campamentos... Sólo me daba tiempo de subir fotos o reflexiones. Disculpadme.
A partir del día 1 de septiembre si Dios quiere, empezaré de nuevo.

Un saludo en Cristo.

16 agosto 2012

Hoy día 16, se cumple un año de inicio con la llegada del Papa Benedicto XVI de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Madrid 2011.

Hace un año, un tal día 16 como hoy, daba comienzo con la llegada del Papa Benedicto, las JORNADAS MUNDIALES DE LA JUVENTUD, MADRID 2011. Demos GRACIAS a Dios por los frutos concedidos en aquel encuentro mundial con lo humano-Divino y lo Divino y humano.

10 agosto 2012

Cuento de Las Señales...

Se cuenta que un viejo árabe, analfabeto, oraba con tanto fervor y con tanto cariño cada noche que cierta vez el poderoso jefe de una gran caravana lo llamó a su presencia y le preguntó:
- ¿Por qué oras con tanta fe?¿Cómo sabes que Dios existe cuando ni siquiera sabes leer?
El viejo respondió:
- Gran señor, conozco la existencia de nuestro Padre Celestial por las señales que nos muestra.
- ¿Cómo así? - indagó el jefe, sorprendido.
El humilde siervo le explicó:
- Cuando usted recibe una carta de alguna persona ausente ¿Cómo sabe quién la escribió?
- Por la letra.
- Cuando usted recibe una joya, ¿Cómo obtiene información acerca de la persona que la elaboró?
- Por la firma del orfebre.
El viejo sonrió y agregó:
-Cuando oye pasos de animales alrededor de la tienda ¿Cómo sabe, después, si fue un carnero, un caballo o un buey?
- Por las huellas - Respondió el jefe, sorprendido.
Entonces, el viejo creyente lo invitó a salir de la barraca y, mostrándole el cielo, donde la Luna brillaba, rodeada por multitudes de estrellas, exclamó, respetuoso:
Señor, aquellas señales del cielo de allá arriba ... ¡No pueden ser de los hombres!
En ese momento, el orgulloso jefe de la caravana, con lágrimas en sus ojos, se arrodilló en la arena y comenzó a orar también.
Dios, aunque invisible a nuestros ojos, nos deja señales en todas partes:

En la claridad de las mañanas, en el día que transcurre con el calor del solo con la lluvia que moja la hierba... El deja señales cuando alguien se acuerda de ti, cuando alguien te considera importante...