27 junio 2014

Hoy viernes, la Iglesia celebra el día del Sagrado Corazón de Jesús.


Oh Señor Jesús, a tu Sagrado Corazón yo confío esta intención... Solo mírame, entonces haz conmigo lo que tu Corazón indique. Deja que tu Sagrado Corazón decida...Yo confío en ti... Me abandono en tu Misericordia, Señor Jesús! Ella no me fallará. Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío. Sagrado Corazón de Jesús, creo en tu amor por mi. Sagrado Corazón de Jesús, que venga tu Reino.

Oh Sagrado Corazón de Jesús, te he pedido por tantos favores, pero con ansias te imploro por esta petición. Tómala, ponla en tu abierto y roto corazón, y cuando el Padre Eterno la mire, cubierta por tu Preciosa Sangre, no podrá rehusarla. Ya no sera mas mi oración, sino la tuya, Oh Jesús.

Oh Sagrado Corazón de Jesús, pongo toda mi confianza en Ti. Nunca permitas que me confunda...

Amén

24 junio 2014

Evangelio. Festividad del nacimiento de Juan el Bautista.


+ Según San Lucas 1, 57-66. 80

Se le cumplió a Isabel el tiempo de dar a luz, y tuvo un hijo. Oyeron sus vecinos y parientes que el Señor le había hecho gran misericordia, y se congratulaban con ella. Y sucedió que al octavo día fueron a circuncidar al niño, y querían ponerle el nombre de su padre, Zacarías, pero su madre, tomando la palabra, dijo: No; se ha de llamar Juan. Le decían: No hay nadie en tu parentela que tenga ese nombre. Y preguntaban por señas a su padre cómo quería que se le llamase. Él pidió una tablilla y escribió: Juan es su nombre. Y todos quedaron admirados. Y al punto se abrió su boca y su lengua, y hablaba bendiciendo a Dios. Invadió el temor a todos sus vecinos, y en toda la montaña de Judea se comentaban todas estas cosas; todos los que las oían las grababan en su corazón, diciendo: Pues ¿qué será este niño?. Porque, en efecto, la mano del Señor estaba con él. El niño crecía y su espíritu se fortalecía; vivió en los desiertos hasta el día de su manifestación a Israel.



Reflexión.

Hoy, celebramos solemnemente el nacimiento del Bautista. San Juan es un hombre de grandes contrastes: vive el silencio del desierto, pero desde allí mueve las masas y las invita con voz convincente a la conversión; es humilde para reconocer que él tan sólo es la voz, no la Palabra, pero no tiene pelos en la lengua y es capaz de acusar y denunciar las injusticias incluso a los mismos reyes; invita a sus discípulos a ir hacia Jesús, pero no rechaza conversar con el rey Herodes mientras está en prisión. Silencioso y humilde, es también valiente y decidido hasta derramar su sangre.
En Juan, sus actitudes de Precursor, manifestadas en su oración atenta al Espíritu, en su fortaleza y su humildad, nos ayudan a abrir horizontes nuevos de santidad para nosotros y para nuestros hermanos.

22 junio 2014

Evangelio. Solemnidad del Corpus Christi.


+ Según San Juan 6, 51-58 

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come deeste pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo. 

Discutían entre sí los judíos y decían: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?. Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Éste es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.



Reflexión.

Hay multitudes hambrientas que necesitan pan. Hay toda una humanidad abocada a la muerte y al vacío, carente de esperanza, que necesita a Jesucristo. Hay un Pueblo de Dios creyente y caminante que necesita encontrarle visiblemente para seguir viviendo de Él y alcanzar la vida. Tres clases de hambre y tres experiencias de saciedad, que corresponden a tres formas de pan: el pan material, el pan que es la persona de Jesucristo y el pan eucarístico.
Sabemos que el pan más importante es Jesucristo. Sin Él no podemos vivir de ninguna manera: Separados de mí no podéis hacer nada. Pero Él mismo quiso dar de comer al hambriento y, además, hizo de ello un imperativo evangélico fundamental. Seguramente pensaba que era una buena manera de revelar y verificar el amor de Dios que salva. Pero también quiso hacerse accesible a nosotros en forma de pan, para que, quienes aún caminamos en la historia, permanezcamos en ese amor y alcancemos así la vida.




Cántico Eucarístico.

Cantemos al Amor de los Amores
cantemos al Señor,
Dios está aquí, ¡venid adoradores,
adoremos, a Cristo Redentor!

¡Gloria a Cristo Jesús,
cielos y tierra, bendecid al señor
honor y gloria a Ti, rey de la gloria
amor por siempre a Ti
Dios del Amor!

Unamos nuestra voz a los cantares
del Coro Celestial,
Dios está aquí, al Dios de los Altares
alabemos con gozo angelical.

Hoy es el cumpleaños de mi mejor amiga.

Ante todo, decirte que gracias GRACIAS Y GRACIAS por estos 7 años de amistad, de confianza. Siete años que han dado para mucho... Momentos buenos, malos, alegres, tristes, peleas, enfados...etc
Momentos en los que yo no he sabido comportarme como un VERDADERO AMIGO, o no he estado ahí cuando lo necesitabas... con nuestros más y nuestros menos...etc etc.
Pero lo importante, es que a pesar de todo los inconvenientes, has sabido tu apostar por mi, por mi AMISTAD y por mi CONFIANZA.
Perdón por esas veces como te dicho antes, que no se comportarme como tu mejor amigo.
Gracias por estar siempre a mi lado.
Gracias porque en estos siete años, me has demostrado el significado de las palabras AMISTAD Y CONFIANZA INCONDICIONAL.
Gracias por estar cuando te necesito, aunque ya sabes... estoy en otra ciudad pero nada ni nadie va a ocupar el lugar de MEJOR AMIGA que tu tienes...
Eres un gran tesoro de amiga y de confianza. Lo sabes todo todo de mi, que eso dice mucho... Confío en ti cien por cien, ya lo sabes.

Disfrute de tu día, de tu cumpleaños, de la gente que te rodea!!

Muchas pero que MUCHAS MUCHAS MUCHAS MUCHAS MUCHAS FELICIDADES!! y te quiero mucho. Gracias de nuevo por tu amistad y por tu confianza.
Y que alegría cuando puse yo a una Martín en mi vida.

15 junio 2014

Evangelio. Solemnidad de la Santísima TRINIDAD.


+ Según San Juan 3, 16 - 18.

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: «Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. El que cree en Él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios».



Reflexión.

Se habla tanto del amor, que quizá pierde su originalidad. Amor es lo que Dios nos tiene. ¡Ama y serás feliz! Porque amor es dar la vida por aquellos que amamos. Amor es gratuidad y sencillez. Amor es vaciarse de uno mismo, para esperarlo todo de Dios. Amor es acudir con diligencia al servicio del otro que nos necesita. Amor es perder para recobrarlo al ciento por uno. Amor es vivir sin pasar cuentas de lo que uno va haciendo. Amor es lo que hace que nos parezcamos a Dios. Amor y sólo el amor es la ¡eternidad ya en medio de nosotros!
Vivamos la Eucaristía que es el sacramento del Amor, ya que nos regala el Amor de Dios hecho carne. Nos hace participar del fuego que quema en el Corazón de Jesús, y nos perdona y rehace, para que podamos amar con el Amor mismo con que somos amados.

Hoy domingo, día de la Santísima Trinidad.


Oración a la Trinidad
 
¡Oh Dios mío, Trinidad adorable, ayúdame a olvidarme
por entero para establecerme en ti!

¡Oh mi Cristo amado, crucificado por amor! Siento mi
impotencia y te pido que me revistas de ti mismo, que
identifiques mi alma con todos lo movimientos de tu
alma; que me sustituyas, para que mi vida no sea más
que una irradiación de tu propia vida. Ven a mí como
adorador, como reparador y como salvador...

¡Oh fuego consumidor, Espíritu de amor! Ven a mí, para
que se haga en mi alma una como encarnación del Verbo;
que yo sea para él una humanidad sobreañadida en la que
él renueve todo su misterio.

Y tú, ¡oh Padre!, inclínate sobre tu criatura; no veas
en ella más que a tu amado en el que has puesto todas
tus complacencias.

¡Oh mis tres, mi todo, mi dicha, soledad infinita,
inmensidad en que me pierdo! Me entrego a vos como
una presa; sepultaos en mi para que yo me sepulte en
vos, en espera de ir a contemplar en vuestra luz el
abismo de vuestras grandezas.
Amén.

13 junio 2014

El próximo domingo día 15, celebramos la Solemnidad de la Santísima Trinidad. Os copio de la página web de la Diócesis de Málaga, una entrevista que le han hecho a un Fraile Trinitario. Os recomiendo que la leáis.

«¿Cómo reinsertar a quien nunca estuvo inserto?»

Fray Andrés González, trinitario, llegó a Málaga hace unos meses para unirse a la comunidad de trinitarios que sirve en La Palma-Palmilla y hacerse cargo de la capellanía del centro penitenciario de Alhaurín de la Torre. El próximo domingo celebran la Santísima Trinidad.


-Fray Andrés lleva usted unos meses en la Diócesis de Málaga, como capellán del centro penitenciario de Alhaurín de la Torre, ¿es posible la reinserción del preso?

-Es posible. Todos podemos cambiar siempre. Como cristianos, además, es nuestra esperanza. Pero la cuestión es: quien nunca estuvo inserto, ¿cómo puede reinsertarse? La sociedad a veces es muy dura con la gente que está en la cárcel y son muchas las personas que llegan a la cárcel tras una vida muy dura. La reinserción es posible y yo conozco a muchas personas que lo han conseguido. Me da mucha alegría ver que, después de muchos años, han encauzado su vida. Pero también es cierto que son muchos los que vuelven a la cárcel, hasta diez veces.

-La congregación trinitaria tiene como carisma servir en las cárceles, ¿qué os mueve a permanecer en un lugar tan duro?

-Yo creo que son dos motivos. En primer lugar, el sentido de humanidad, el ver que muchos han llegado a la cárcel porque la vida los ha llevado hasta allí. Por otra parte, Jesús nos lo dice muy claro: “estuve en la cárcel y me vinisteis a visitar”. Se trata de la visita de la preocupación, de la comprensión y de ir con los brazos abiertos. Lo que más nos anima a seguir es el testimonio de los propios presos. En más de una ocasión nos han dicho: “no nos dejen pues nos traen aire fresco, libertad, esperanza e ilusión. A veces uno se desanima, sobre todo cuando ve los “fracasos”, pero si cedemos ante lo difícil no seríamos fieles al Evangelio. Si Jesús hubiera tirado la toalla, no estaríamos aquí, creyendo en la esperanza.

-Entre sus proyectos como capellán...
Trabajar más en el tema de la prevención, ya lo hemos hablado con el delegado de Pastoral Penitenciaria. Cuesta menos, en tiempo, dinero y trabajo, prevenir a cincuenta jóvenes que sacar a uno de la cárcel.



Entrevista realizada por Encarni Llamas.
Copiada la entrevista de la página web de la Diócesis de Málaga:
http://www.diocesismalaga.es/pagina-de-inicio/2014041352/como-reinsertar-a-quien-nunca-estuvo-inserto//

08 junio 2014

Evangelio. Solemnidad de Pentecostés.


Secuencia.

Ven Espíritu Divino, manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre, Don, en tus dones espléndido.
Luz que penetra las almas, fuente del mayor consuelo.

Ven, Dulce Huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma, Divina Luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado, si no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo.
Lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos.
por tu bondad y tu gracia dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.
Amén. Aleluya



+ Según San Mateo 20, 19-30.

Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: La paz con vosotros. Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor. Jesús les dijo otra vez: La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.



Reflexión.

Hoy, en el día de Pentecostés se realiza el cumplimiento de la promesa que Cristo había hecho a los Apóstoles. En la tarde del día de Pascua sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. La venida del Espíritu Santo el día de Pentecostés renueva y lleva a plenitud ese don de un modo solemne y con manifestaciones externas. Así culmina el misterio pascual.
El Espíritu Santo es el Maestro interior que guía al discípulo hacia la verdad, que le mueve a obrar el bien, que lo consuela en el dolor, que lo transforma interiormente, dándole una fuerza, una capacidad nuevas.
El Espíritu que Jesús comunica, crea en el discípulo una nueva condición humana, y produce unidad.
En Pentecostés sucede lo contrario: por gracia del Espíritu Santo, los Apóstoles son entendidos por gentes de las más diversas procedencias y lenguas.

01 junio 2014

Evangelio. SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR.


+ Según San Mateo 28, 16-20.

En aquel tiempo, los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Y al verle le adoraron; algunos sin embargo dudaron. Jesús se acercó a ellos y les habló así: Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.


Reflexión.

Los Apóstoles habrán tenido tiempo para habituarse al otro modo de ser de su Maestro a lo largo de aquellos cuarenta días, en los que el Señor nos dicen los exegetas no se aparece, sino que en fiel traducción literal se deja ver. Ahora, en ese postrer encuentro, se renueva el asombro. Porque ahora descubren que, en adelante, no sólo anunciarán la Palabra, sino que infundirán vida y salud, con el gesto visible y la palabra audible: en el bautismo y en los demás sacramentos.