29 enero 2013

UNA MONEDA PERDIDA

Una mama dio a su hijo dos monedas un domingo por la mañana y le dijo que una moneda era para la ofrenda en la iglesia y la otra era para que la gastase como mas le agradara. Cuando iba por la calle camino del templo, el niño iba jugando con las monedas. En una de tantas veces, se le cayó una de las monedas y empezó a rodar veloz. Aunque corrió tras ella no pudo evitar que cayera en una alcantarilla y se perdiera. Se puso muy triste por un momento y de pronto se le iluminaron los ojos y dijo:
“Señor, lo siento mucho, pero se me ha extraviado tu moneda.”
Y sin duda, el Señor pierde muchas de sus monedas de esta manera. Frecuentemente damos al Señor lo que nos sobra. Muchas de las monedas que le corresponden al Señor son usadas en infinidad de cosas que nos atraen y nos gustan. Y cuando tenemos las manos vacías, decimos como el niño: “Lo siento, Señor, es tu moneda la que se ha perdido.”
“Cada uno de según lo que decidió personalmente, y no de mala gana o a la fuerza, pues Dios ama al que da con corazón alegre. Y poderoso es Dios para bendecirles de mil maneras, de modo que nunca les falte nada y puedan al mismo tiempo cooperar en toda obra buena”

¿Y tu estás perdiendo las monedas de Dios ?

27 enero 2013

Domingo III del Tiempo Ordinario.


Según San Lucas 1,1-4;4,14-21.

Puesto que muchos han intentado narrar ordenadamente las cosas que se han verificado entre nosotros, tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra, he decidido yo también, después de haber investigado diligentemente todo desde los orígenes, escribírtelo por su orden, ilustre Teófilo, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.
Jesús volvió a Galilea por la fuerza del Espíritu, y su fama se extendió por toda la región. Él iba enseñando en sus sinagogas, alabado por todos. Vino a Nazaret, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor. Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en Él. Comenzó, pues, a decirles: Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy.


Reflexión.


El mensaje que quiere transmitir Dios a la humanidad mediante su Palabra es una buena noticia para los desvalidos, un anuncio de libertad para los cautivos y los oprimidos, una promesa de salvación. Un mensaje que llena de esperanza a toda la humanidad. Nosotros, hijos de Dios en Cristo por el sacramento del bautismo, también hemos recibido esta unción y participamos en su misión: llevar este mensaje de esperanza por toda la humanidad.

26 enero 2013

La Isla de Los Sentimientos.


Érase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos: la alegría, la tristeza, la vanidad y muchos más, incluyendo el amor.

Un día avisaron a sus moradores que la isla se iba a hundir, por lo que todos los sentimientos abordaron sus barcos y se prepararon a partir presurosamente.
Solo el amor permaneció en ella; quería estar un rato mas en la isla que tanto amaba, antes de que Desapareciera.
Al fin, con el agua al cuello y casi ahogado, el amor comenzó a pedir ayuda.
Se acerco la riqueza que pasaba en un lujoso yate y el amor dijo:
-Riqueza, llevadme contigo!- La riqueza contesto: -No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti.
Le pidió ayuda a la vanidad, que también venia pasando:
-Vanidad por favor ayúdame-. Le respondió: -Imposible amor, estas mojado y arruinarías mi barco nuevo.
Pasó la soberbia, que al pedido de ayuda contesto:-Quítate de mi camino o te paso por encima!.
Luego, el amor pidió ayuda a la tristeza: -¿Me dejas ir contigo?-. La tristeza le dijo: -Ay amor, tu sabes que siempre voy sola y prefiero Seguir así.
Pasó la alegría y estaba tan contenta que ni siquiera oyó al amor llamarla.
Desesperado, el amor comenzó a suspirar, con lágrimas en sus ojos. Fue entonces cuando una voz le dijo: -Ven, amor, yo te llevo.
Era un anciano el que le decía eso. El amor estaba tan feliz que olvido preguntarle su nombre.
Fue llevado a la tierra de la sabiduría y, una vez allí, el amor pregunto: -¿Quien es el anciano que salvo mi vida?
La sabiduría, respondió:-Es el tiempo. -¿El tiempo? ¿Pero, por qué el tiempo me quiso ayudar?- dijo el amor.
La sabiduría le respondió: -Porque solo el tiempo es capaz de ayudar y entender al amor.

20 enero 2013

Domingo II del Tiempo Ordinario.


Según San Juan 2, 1- 12.
En aquel tiempo, se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y, como faltara vino, porque se había acabado el vino de la boda, le dice a Jesús su madre: No tienen vino». Jesús le responde: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora. Dice su madre a los sirvientes: Haced lo que Él os diga.
Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una. Les dice Jesús: Llenad las tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala. Ellos lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio y le dice: Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.
Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en Él sus discípulos. Después bajó a Cafarnaúm con su madre y sus hermanos y sus discípulos, pero no se quedaron allí muchos días.


Reflexión.


Jesús y María, con una intensidad diferente, hacen presente a Dios en cualquier lugar donde estén y, donde está Dios, allí hay amor, gracia y milagro. Dios es el bien, la verdad, la belleza, la abundancia. Cuando el sol despliega sus rayos en el horizonte, la tierra se ilumina y recibe calor, y toda vida trabaja para producir su fruto. Cuando dejamos que Dios se acerque, el bien, la paz y la felicidad crecen sensiblemente en los corazones, quizás fríos o dormidos hasta entonces.

16 enero 2013

LUZ...


...No nos llamas a iluminar las sombras con frágiles velas protegidas de los vientos con la palma de la mano,
ni a ser puros espejos que reflejan luces ajenas, cotizadas estrellas dependientes de otros soles, que como amos de la noche hacen brillar las superficies con reflejos pasajeros a su antojo.

Tú nos ofreces ser luz desde dentro, cuerpos encendidos con tu fuego inextinguible en la médula del hueso, zarzas ardientes en las soledades del desierto que buscan el futuro, rescoldo de hogar que congrega a los amigos compartiendo pan y peces, o relámpago profético que desgarre la noche tan dueña de la muerte.

Tú nos ofreces ser luz del pueblo, hogueras de Pentecostés en la persistente combustión de nuestros días
encendidos por tu Espíritu, ser lumbre en ti, que eres la luz, fundido inseparablemente nuestro fuego con tu fuego.

13 enero 2013

Celebramos la SOLEMNIDAD DEL BAUTISMO DEL SEÑOR.


Según San Lucas 3, 15- 16. 21-22.

En aquel tiempo, como el pueblo estaba a la espera, andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo; respondió Juan a todos, diciendo: Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, y no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Sucedió que cuando todo el pueblo estaba bautizándose, bautizado también Jesús y puesto en oración, se abrió el cielo, y bajó sobre Él el Espíritu Santo en forma corporal, como una paloma; y vino una voz del cielo: Tú eres mi hijo; yo hoy te he engendrado.


Reflexión.

Hoy contemplamos a Jesús ya adulto. El niño del Pesebre se hace un hombre completo, maduro y respetable, y llega el momento en el que ha de trabajar en la obra que el Padre le ha confiado. Así es como le encontramos en el Jordán en el momento de empezar esta labor: uno más en la fila de aquellos contemporáneos suyos que iban a escuchar a Juan y a pedirle el baño del bautismo, como signo de purificación y renovación interior.
La fiesta del Bautismo de Jesús debe ayudarnos a recordar nuestro propio Bautismo y los compromisos que por nosotros tomaron nuestros padres y padrinos al presentarnos en la Iglesia para hacernos discípulos de Jesús: El Bautismo nos ha liberado de todos los males, que son los pecados, pero con la gracia de Dios debemos cumplir todo lo bueno

11 enero 2013

Hoy 11 de enero...



...Cumple años mi madre!! He subido una foto de la tarta de chocolate que nos hemos comido hoy. La verdad que estaba bastante buena. Era de chocolate entera y de bizcocho...(sobran las palabras)!!jajajaja

Pues desde mi blogger, desearle muchas FELICIDADES y decirle que es la mejor madre del mundo y que se le quiere con locura.
Espero que haya disfrutado bastante hoy, a pesar de que ella, mis sobrin@s y yo, estamos con gripe...jajaja.


Muchas felicidades MAMA y se te quiere. Y que cumplas muchos más.

10 enero 2013

Un poco de reflexión...



Oración de San Francico de Asís.


Señor....

Haz de mí un instrumento de tu paz, para que :

Donde haya odio, ponga yo amor.

Donde haya ofensa, ponga yo perdón.

Donde haya discordia, ponga yo unión.

Donde haya error, ponga yo verdad.

Donde haya duda, ponga yo la fé.

Donde haya desesperación, ponga yo la esperanza.

Donde haya tinieblas, ponga yo la luz.

Donde haya tristeza, ponga yo la alegria.


Haz que yo no busque tanto...

Ser consolado, como consolar.

Ser comprendido, como comprender.

Ser amado, como amar.

Porque dando se recibe

y olvidando se encuentra.

Porque dando se encuentra el perdón

y muriendo se resucita a la vida eterna.

06 enero 2013

hoy domingo, celebramos la EPIFANÍA DEL SEÑOR.

Según San Lucas 2, 41-52.

Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle. En oyéndolo, el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén. Convocó a todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo, y por ellos se estuvo informando del lugar donde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea, porque así está escrito por medio del profeta: ‘Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres la menor entre los principales clanes de Judá; porque de ti saldrá un caudillo que apacentará a mi pueblo Israel’. Entonces Herodes llamó aparte a los magos y por sus datos precisó el tiempo de la aparición de la estrella. Después, enviándolos a Belén, les dijo: Id e indagad cuidadosamente sobre ese niño; y cuando le encontréis, comunicádmelo, para ir también yo a adorarle.
Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y he aquí que la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo encima del lugar donde estaba el Niño. Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa; vieron al Niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra. Y, avisados en sueños que no volvieran donde Herodes, se retiraron a su país por otro camino.


Reflexión.

Señor, que podamos ver tu y tu verdad en nuestra vida. Danos la sabiduría para verte y para anunciarte a los demás, poniendo esperanza en el corazón de aquellos personas que necesitan de ti.
¿Qué presentes le ponemos hoy al Niño? ¿Que le ofrecemos de nuestra vida?

01 enero 2013

Solemnidad de Santa María, Madre de Dios.


Según San Lucas 2, 41-52.

En aquel tiempo, los pastores fueron a toda prisa, y encontraron a María y a José, y al Niño acostado en el pesebre. Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel Niño; y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían. María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón. Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho. Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le dio el nombre de Jesús, el que le dio el ángel antes de ser concebido en el seno.



Reflexión.

Hoy, la Iglesia contempla agradecida la maternidad de la Madre de Dios, modelo de su propia maternidad para con todos nosotros. Lucas nos presenta el “encuentro” de los pastores “con el Niño”, el cual está acompañado de María, su Madre, y de José. La discreta presencia de José sugiere la importante misión de ser custodio del gran misterio del Hijo de Dios. Todos juntos, pastores, María y José, con el Niño acostado en el pesebre con como una imagen preciosa de la Iglesia en adoración.
María, maestra de contemplación guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón nos da Jesús, cuyo nombre significa “Dios salva”. Su nombre es también nuestra Paz. Acojamos en el corazón este sagrado y dulcísimo Nombre y tengámoslo frecuentemente en nuestros labios.