24 febrero 2014

Noticia.



Como todos los lunes, en Radio María, de 00:00 a 01:00 de la noche, se emite el programa EL POZO DE SICAR presentado por el Padre Raúl Muelas, sacerdote de la ciudad de Palencia.
Siempre os aconsejo a que lo escuchéis, pero hoy más. Sale  mi amiga Ana, hablando del Youcat Cartagena. 

¡¡No os lo perdáis!!


23 febrero 2014

Evangelio. Domingo VII del Tiempo Ordinario.


+ Según San Mateo 5, 38-48.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra: al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con él dos. A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda.
Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles? Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial.



Reflexión.

Solo el servicio al prójimo abre mis ojos a lo que Dios hace por mí y a lo mucho que me ama». Jesús nos presenta la ley de una justicia sobreabundante, pues el mal no se vence haciendo más daño, sino expulsándolo de la vida, cortando así su eficacia contra nosotros. (Benedicto XVI)
El amor es el seguro conductor de nuestros ideales, expresados tan certeramente en este quinto capítulo del Evangelio de san Mateo. Y si nuestros actos proceden de este mismo amor que no defrauda, el Padre nos reconocerá como sus hijos. Éste es el camino perfecto, el del amor sobreabundante que nos pone en la corriente del Reino, cuya más fiel expresión es la sublime manifestación del desbordante amor que Dios ha derramado en nuestros corazones por el don del Espíritu Santo.

14 febrero 2014

Hoy viernes, celebramos la SOLEMNIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA DE LA CONCEPCIÓN. Reformador de la Orden.




¡Oh buen Dios Trinidad y eterna sabiduría!
Baja tú a mi alma, éntrate en ella. Sólo así puedo aprender.
Te ruego que si alguna vez te salieses de mi casa, que no me dejes guardándola, sino que estés conmigo o que me lleves contigo.
Si no te veo, dame un grito, para ir tras tus huellas. Tu me has llagado, sólo tu me puedes sanar.
(Pídase la gracia que se desea alcanzar)

Te lo pedimos por mediación de San Juan Bautista de la Concepción, a quíen llamamos padre, por su cuidado y trabajo de la Reforma.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.



Padre muestro, Ave maría y tres glorias.

13 febrero 2014

Mañana viernes, celebramos la Solemnidad de San Juan Bautista de la Concepción (Reformador de la Orden). Aquí subo algunos pequeños fragmentos de reflexiones que hacía el.


- En enero de 1613 llegó al convento de Córdoba, físicamente en las últimas. El médico, en presencia de la comunidad, le advirtió que el peligro que corría su vida era muy serio. El Santo le respondió: «¿Esta nueva reparaba darme Vuestra Merced? Muchos años hace que con grandes ansias la deseo, porque tengo firme esperanza que Dios me ha de llevar a su santa gloria». Dio ejemplo de paciencia a la comunidad durante su enfermedad. El último día de su vida preguntó a los frailes varias veces por la hora, y exclamaba siempre: «¡Oh, qué largas horas!». A las tres de la tarde se fijaron sus ojos en el crucifijo; los frailes empezaron a cantar el credo, según la costumbre de la Orden en la hora de la agonía. Al llegar a las palabras Incarnatus est, fray Juan Bautista de la Concepción entregó su alma a Dios. Era el día 14 de febrero de 1613.

- No hay auténtica reforma eclesial sin la renovación interior, sin obediencia, sin cruz.

- A los tres votos fundamentales de la vida religiosa añadió un cuarto, consistente en «no pretender, directa ni indirectamente, ninguna prelacía», basando así la relación entre los religiosos sobre los cimientos de la humildad y del servicio.

- Seamos tú, Dios mío, el pobre y yo una trinidad perfecta.

- El trinitario, según el Santo Reformador, debe estar caracterizada por «el deseo de oración y la caridad para con los cautivos y los pobres.

- «Es necesario que estén advertidos los hermanos que uno de los consuelos grandes que tienen los religiosos de nuestra sagrada Religión es el tener por madre, patrona y abogada a esta Señora, la Virgen».

Que poco queda para la CLAUSURA DEL AÑO JUBILAR TRINITARIO... ¡¡No te lo pierdas!!



09 febrero 2014

Evangelio. Domingo V del Tiempo Ordinario.


Primera de Corintios.

Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.



+ Según San Mateo 5, 13-16.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.


Reflexión.
Todos estamos llamados a ser sal y luz. Jesús mismo fue “sal” durante treinta años de vida oculta en Nazaret. A veces estamos llamados a ser luz. Lo somos de una manera clara cuando profesamos nuestra fe en momentos difíciles. Los mártires son grandes lumbreras. Y hoy, según qué ambiente, el solo hecho de ir a misa ya es motivo de burlas. Ir a misa ya es ser “luz”. Y la luz siempre se ve; aunque sea muy pequeña. Una lucecita puede cambiar una noche.

02 febrero 2014

Evangelio del Domingo. Solemnidad de la Presentación del Señor.


+ Según San Lucas 2, 22-40.

Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor. Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre Él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel. Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de Él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad avanzada; después de casarse había vivido siete años con su marido, y permaneció viuda hasta los ochenta y cuatro años; no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del Niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él.



Reflexión.

Ahora comprueba con extrañeza que no se ha hecho ningún preparativo, no se ven banderas, ni guirnaldas, ni escudos en ningún sitio. José y María cruzan la explanada llevando el Niño en brazos. ¡Puertas, levantad vuestros dinteles, alzaos, portones antiguos, para que entre el rey de la gloria!