31 diciembre 2012

Desearos UNA ENTRADA Y FELIZ AÑO 2013. Que la SONRISA y FELICIDAD, nunca os falte.

Jose Borja.

30 diciembre 2012

Solemnidad de la SAGRADA FAMILIA.


Según San Lucas 2, 41-52.

Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca.
Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas. Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando». Él les dijo: Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?. Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio.
Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón. Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres.



Reflexión.

José y María se preocuparon cuando Jesús desapareció. De inmediato se pusieron a buscarlo. ¿Te preocupas para no perder a Jesús de tu lado?

Recemos especialmente hoy por nuestras familias. La que nos han dado la vida, nos han educado, acompañando, apoyado... Las que han luchado por nosotr@s y nos han enseñado  a conocer al Señor, a María. Por nuestros padres que son los primeros catequistas y la cuna de donde nace la fe del recien nacid@.
Os hago esta pequeña reflexión desde mi agradecimiento a mi familia por la fe, por los valores, por lo que me han enseñado enseñado y por lo que soy.

28 diciembre 2012

Hoy subo una foto de mi padre. Hoy viernes 28, hubiese cumplido años.


Es una foto que le hicieron a el en la última semana santa hace cinco años, cuando la retransmitía por televisión.

Muchas felicidades papa, y descanses en paz. Rezo por ti.

26 diciembre 2012

Una familia que confió en la voluntad de Dios CIEGAMENTE.


Que el niño nos traiga la paz y el amor. Y que a ejemplo de María y Jose, confiemos plenamente y nos abandonemos en las manos de Dios.

FELIZ NAVIDAD

25 diciembre 2012

Natividad del Señor.


Según San Lucas 2, 1-14.

Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Quirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.
Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El Ángel les dijo: No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Y de pronto se juntó con el Ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace.


Reflexión.

Hoy, con la sencillez de niños, consideramos el gran misterio de nuestra fe. El nacimiento de Jesús señala la llegada de la "plenitud de los tiempos". Desde el pecado de nuestros primeros padres, el linaje humano se había apartado del Creador. Pero Dios, compadecido de nuestra triste situación, envió a su Hijo eterno, nacido de la Virgen María, para rescatarnos de la esclavitud del pecado.
Acojamos a Jesús, busquémosle: solamente en Él encontraremos la salvación, la verdadera solución para nuestros problemas; sólo Él da el sentido último de la vida y de las contrariedades y del dolor.

23 diciembre 2012

Evangelio. IV Domingo de Adviento.


Según San Lucas 1, 39-45.

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!.


Reflexión.

Hoy es el último domingo de este tiempo de preparación para la llegada el Adviento de Dios a Belén. Por ser en todo igual a nosotros, quiso ser concebido como cualquier hombre en el seno de una mujer, la Virgen María, pero por obra y gracia del Espíritu Santo, ya que era Dios. Pronto, en el día de Navidad, celebraremos con gran alegría su nacimiento.
Conociendo ahora la actitud de fe total por parte de María, cuando el Ángel le anunció que Dios la había escogido para ser su madre terrenal, Isabel no se recató en proclamar la alegría que da la fe. Si es necesario, no nos hemos de contener al expresar el agradecimiento y el gozo de tener la fe,


Reflexión-oración para el Adviento.

Señor, en este tiempo de Adviento, 
Abre nuestros ojos para que descubramos
Tu presencia y tu paz en lugares sorprendentes; 
Sí, incluso en un establo. Amén.

22 diciembre 2012

Hoy sábado, he ido a recoger la LUZ DE PAZ DE BELEN.


Un niño en la gruta de Belén donde nació Jesús, enciende una vela, y la reparten SIN APAGARLA por todo el mundo.
Aquí en Málaga, se repartió por toda la ciudad ayer verines desde la S.I.B.Catedral de manos del Señor Obispo: Don Jesús.
Y esta Luz no se apaga, hasta después de la Festividad del Bautismo del Señor. Que es cuando se acaba la navidad.

Ojala, que esta LUZ de PAZ, nos traiga el AMOR de ese niño recién nacido. Ese niño que es el propio y verdadero AMOR: Jesús.

17 diciembre 2012

Hoy lunes 17 de diciembre, la Iglesia Católica celebra un gran acontecimiento. Empieza en Roma un año jubilar Trinitario. Coincidiendo con la conmemoración de los 800 años de la muerte del Fundador; y 400 años de la muerte del reformador.

La orden de los trinitarios fue fundada en (1154-1213). Es la primera institución oficial en la Iglesia dedicada al servicio de la redención con las manos desarmadas, sin más armadura que la misericordia, y con la única intención de devolver la esperanza a los hermanos en la fe que sufrían bajo el yugo de la cautividad.
San Juan de Mata, nació en Faucon (francia) Luego estudió las artes liberales y la filosofía, hasta la edad aproximada de 20 años, una parte en Aix-en-provence, capital de la Provence , y otra en Marselle. Aquí, en Marsella, su piadosa madre le acercó al conocimiento y al amor de los pobres y desheredados. Le hizo visitar también los hospitales y las cárceles.
Funda un nuevo y original proyecto de vida religiosa en la Iglesia que conecta la Trinidad y la redención de cautivos.

Bajo el lema “Renovados en el espíritu de nuestros padres”, y llamados a la renovación, los trinitarios comienzan así un Año Santo Trinitario que conmemora los 800 años de la muerte de San Juan de Mata, Fundador, y los 400 años de la muerte de San Juan Bautista de la Concepción, Reformador.

“San Juan de Mata y san Juan Bautista de la Concepción fueron instrumentos elegidos por Dios para llevar el nombre de la Santísima Trinidad, para redimir a los cautivos cristianos y para socorrer a los que estaban rotos en el cuerpo, en la mente y en el espíritu.”



¡Oh Dios, que te dignaste instituir el Orden de la
Santísima Trinidad para la redención de los cautivos, por
medio de San Juan de Mata, valiéndote de una visión
celestial, te suplicamos que por tu gracia y por sus
merecimientos seamos libres  del cautiverio de alma y
cuerpo! Por Jesucristo Nuestro Señor...

16 diciembre 2012

Evangelio. III Domingo de Adviento. (Domingo de la Alegría)



Según San Lucas 3, 10-18.

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan: Pues ¿qué debemos hacer?. Y él les respondía: El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer, que haga lo mismo. Vinieron también publicanos a bautizarse, y le dijeron: Maestro, ¿qué debemos hacer?. Él les dijo: No exijáis más de lo que os está fijado. Preguntáronle también unos soldados: Y nosotros, ¿qué debemos hacer?. Él les dijo: No hagáis extorsión a nadie, no hagáis denuncias falsas, y contentaos con vuestra soldada.
Como el pueblo estaba a la espera, andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo; respondió Juan a todos, diciendo: Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, y no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. El os bautizará en Espíritu Santo y fuego. En su mano tiene el bieldo para limpiar su era y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará con fuego que no se apaga. Y, con otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo la Buena Nueva.


Reflexión.

El Adviento invita a todos los bautizados a la vigilancia, a preparar el camino al Señor, a una mayor conversión porque Él viene, porque «el Señor está cerca. La presencia ya cercana del Señor ha de ser al mismo tiempo la causa de una alegría creciente, de una alegría intensa para el creyente. Es a esa alegría a la que invita el apóstol Pablo cuando escribe a los filipenses: Estén siempre alegres en el Señor; se lo repito, estén alegres... El Señor está cerca.
Tomar conciencia de la venida y presencia ya cercana del Señor no sólo es causa de una alegría creciente, sino que mueve espontáneamente a la preparación: quien espera, al tiempo que se alegra pensando ya en el momento del encuentro, dispone todo para que ese encuentro se dé plenamente, para que sea un momento intenso.
La conversión exige obras justas según la condición de cada cual, su propia función en la sociedad.





Reflexión para el Adviento.

Con qué talante voy por la vida? ¿Cómo es mi navegar?
¿Cuál es la raíz de mi felicidad, de mi alegría?
¿Hasta qué punto soy fermento transformador de la sociedad?


14 diciembre 2012

La ALEGRÍA DEL ADVIENTO.


DESCÚBRENOS LA ALEGRÍA DE LA PACIENTE ESPERA, ACTIVA Y FECUNDA,
COMPROMETIDA POR LA VIDA DE LOS QUE NOS RODEAN.

ENSÉÑANOS A HACER CRECER LA ESPERANZA DE ALGO NUEVO.

ANÍMANOS A ENTREGAR NUESTRAS VIDAS PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL REINO.

ES TIEMPO DE ESPERA, SEÑOR, PERO TAMBIEN ES TIEMPO DE DONACIÓN Y COMPROMISO EFECTIVO.

CONTÁGIANOS LA FE SENCILLA DE MARÍA, QUE DIÓ SU VIDA PARA ALUMBRAR EL REINO Y HACER NACER LA ESPERANZA EN MEDIO DE SU PUEBLO.

DESCÚBRENOS LA ALEGRÍA EN EL AVIENTO... QUE ES EL TIEMPO DE LA ESPERANZA...

10 diciembre 2012

El ADVIENTO que Dios quiere...


El adviento que Dios quiere no es sólo un tiempo, es una actitud profunda. No es tiempo cronológico, sino tiempo espiritual. Y, siempre puede ser adviento, superando los límites del calendario.

El adviento auténtico -”en espíritu y verdad”- es el que cultiva y desarrolla la esperanza, es el que enciende todas las lámparas de la espera, es el que abre todos los oídos de la escucha, es el que dispone cuidadosamente el alma para la acogida. Tiempo de esperanza, decimos, pero esperanza significa muchas cosas. Decir esperanza es decir deseo, confianza, paciencia, vigilancia, compromiso, valentía, alegría, humildad, paz.

El adviento que Dios quiere es que abras bien las velas de tu nave y que pongas el motor en marcha; que salgas una vez más del puerto de ti mismo y que te arriesgues en busca de la tierra prometida; que venzas tus apegos y comodidades, los que te impiden crecer; que superes tus miedos, que te paralizan; que sacudas tus rutinas, pura mediocridad; que confíes.

Y una vez que te hayas revestido con los hermosos trajes de la esperanza, predícala, siémbrala, sé su testigo. Da la mano al que te pide, levanta al que está caido, fortalece las rodillas vacilantes, di palabras de consuleo alos corazones tristes, ofrece razones para luchar a los que están desencantados, pinta de color toda la vida. Son muy necesarioslos profetas de la esperanza

09 diciembre 2012

Evangelio. II Domingo de Adviento.


Según San Lucas 3, 1-6.

En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas; todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso se hará recto y las asperezas serán caminos llanos. Y todos verán la salvación de Dios.

Reflexión.

Hoy, la Iglesia se propone la contemplación de las palabras proféticas de Isaías que se refieren al Precursor del Señor, Juan Bautista, el cual se dio a conocer en el río Jordán anunciando la salvación de Dios. Él tenía la misión de abrir rutas, aplanar caminos, allanar montañas, convertir los terrenos escabrosos en valles frondosos. También ahora a los cristianos se nos pide sin ningún miedo al mundo actual trabajar apostólicamente para que todos puedan vislumbrar la salvación que sólo viene de Dios por Jesucristo.
Tenemos muchas hondonadas para rellenar, muchos caminos para allanar, muchas montañas para trasladar. Quizá son tiempos difíciles, pero no nos faltarán los medios si contamos con la gracia de Dios. Seremos precursores en la medida en que vivamos cerca del Señor.



Reflexión para el Adviento.

La venida de Cristo exige una continua conversión. El tiempo del Adviento, es una llamada a la conversión para preparar los caminos del Señor y acoger al Señor que viene. El Señor ya no quiere nacer en una cueva, el Señor quiere nacer, ahora, en cada uno de los corazones de los hombres.

08 diciembre 2012

Solemnidad de La Inmaculada Concepción de la Virgen María.


Según San Lucas 1, 26-38.

En aquel tiempo, fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.
Y entrando, le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin». María respondió al ángel: ¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?. El ángel le respondió: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y éste es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios. Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Y el ángel se fue.


Reflexión.

Un proyecto. María, una mujer desposada con un hombre llamado José, de la casa de David. María tiene un proyecto. Evidentemente, de proporciones humanas. Sin embargo, Dios irrumpe en su vida para presentarle otro proyecto de proporciones divinas. 
También hoy, quiere entrar en nuestra vida y dar proporciones divinas a nuestro quehacer humano.
Todo lo que se refiere a la Santísima Virgen María es un maravilloso misterio. Como la primera y más importante de las prerrogativas suyas es su condición de ser Madre de Dios, todo lo que deriva de ello el caso de ser Inmaculada, por ejemplo es una consecuencia de su especialísima, impar e irrepetible situación en medio de los hombres.

Que ella sea nuestra dirección para llegar a Jesús; nuestro modelo, maestra de vida Cristiana y FIEL EJEMPLO AL EVANGELIO..

05 diciembre 2012

El adviento.


María esperó el nacimiento de su hijo, el hijo de DIOS, el Salvador.
DIOS esperó el encuentro pleno con la humanidad, su creación, a través de Jesus, su hijo enviado.

Adviento es tiempo de espera y de preparación .
Adviento es el tiempo de cuatro semanas que antecede a la Navidad.
Tiempo en el que nos preparamos espiritualmente para rememorar y celebrar la llegada del niño Jesus, la llegada de DIOS niño, de DIOS humilde, de DIOS humano.

Es el tiempo reservado en nuestra vida para parar, reflexionar y meditar, vivir y recordar la historia del nacimiento de Jesus.
Es un tiempo especial para pensar sobre el sentido de nuestra vida, de nuestra fe, de nuestra esperanza.
En este tiempo esperamos renovación en nuestra vida personal, familiar, social, económica... porque creemos en el poder de la promesa de DIOS cuando envió su hijo al mundo.

DIOS se humanizó, se transformó en un niño pequeño, humilde, para acercarse de manera más sublime a sus criaturas; para encontrar acogida en medio de su pueblo.

Es un tiempo en que muchas luces son prendidas en las casas , en las calles, en las ciudades, revelando el gran deseo humano de luz sobre la vida, y encendiendo la sensibilidad humana y el deseo de que esta luz se transforme en vida abundante, concretándose en la vida cotidiana.

Es un tiempo en que las personas se sensibilizan, se alegran, se abren a la comunicación , al perdón y al amor.
Es también un tiempo en que algunas personas se entristecen, pensando en sus sueños, en su realidad, en su vida, en su falta de esperanza, olvidándose del verdadero sentido de La Navidad...

Es, también, tiempo de ofrecer hospitalidad. Hospitalidad para recibir otras personas en nuestra comunidad, en nuestra casa; y hospitalidad para recibir en nuestra vida nuevos valores, nuevos pensamientos; nuevos proyectos.


Que el tiempo de adviento sea en nuestra vida un tiempo de preparación para volcarnos a lo que es más pleno y puro, en la vida deseada por DIOS.

02 diciembre 2012

Evangelio. I Domingo de Adviento.


Según San Lucas 21, 25-28.

En aquel tiempo, decía Jesús a sus discípulos: Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas, muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas. Y entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad ánimo y levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación.
Guardaos de que no se hagan pesados vuestros corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso sobre vosotros, como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la tierra. Estad en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza y escapéis a todo lo que está para venir, y podáis estar en pie delante del Hijo del hombre.


Reflexión.

Hoy, justo al comenzar un nuevo año litúrgico, hacemos el propósito de renovar nuestra ilusión y nuestra lucha personal con vista a la santidad, propia y de todos. Nos invita a ello la propia Iglesia, recordándonos en el Evangelio de hoy la necesidad de estar siempre preparados, siempre “enamorados” del Señor.
La fidelidad no se hace a base de un “ahora sí, ahora no”. Es, por tanto, muy conveniente que nuestro ritmo de piedad y de formación espiritual sea un ritmo habitual (día a día y semana a semana).



Reflexión para el Adviento.

Los días son fríos. Las noches son largas y oscuras... La vida no es fácil y a veces, nos desilusiona. Pero llega Jesús y nos dice que se acabó el tiempo de vivir desesperado por la dureza de la vida...
ÉL llega y nos invita a levantar la cabeza. Porque en ÉL, encontramos la libertad que en el mundo nos oprime. En ÉL, encontramos el ánimo y la esperanza. CONFIEMOS EN EL SEÑOR.

30 noviembre 2012

Recetas para Ser Tu MISMO.

Busca la perfección sabiendo, que no la hallarás en una sola vida.

Ello, te proporcionará mas esperanzas que desesperanzas y te mantendrá listo cada vez que el camino de la vuelta.

Encuentra el rumbo enalteciendo la belleza de todo cuanto te rodea, cada cosa que te envuelve es un sendero a recorrer.

Procura ser sincero contigo mismo y juzga con justeza tus actitudes, sin renunciamientos, hasta saber el origen de cada una de ellas, eso, te abrirá el corazón de tus semejantes.

Disfruta con alegría de todo lo que hoy tienes transitoriamente, ya que nada posees en este mundo más que la esencia de tu vida.

Se prudente en tus expresiones, tus palabras pueden confundir y desolar a quienes tengan una visión distinta y no tan fortalecida de las cosas.

Educa tu sexto sentido ejercitando la mente.
Sumérgete en la meditación, aprenderás a conocer la paz y cada rincón de tu espíritu.
No olvides que el mañana se levanta por sobre el hoy y que no existen más límites a tus sueños que los que tu cristalices frente a tus ojos.
Domina tu ego, en todo momento ten presente tu pequeñez respecto del universo al que perteneces.
Fortalece tu espíritu tratando de no quebrar la unión mística que hay entre el leal saber y el obrar.
Enaltece tus dones y habilidades, deposita amor en su ejercicio, tus obras hablarán por ti.
Busca, encuentra, procura, disfruta, se prudente, educa, no olvides, domina, fortalece, enaltece...


Tu mismo eres la llave.

25 noviembre 2012

Evangelio: Jesucristo, Rey del Universo.


Según San Juan 18, 33-37.

En aquel tiempo, Pilato dijo a Jesús: ¿Eres tú el Rey de los judíos?». Respondió Jesús: ¿Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?. Pilato respondió: ¿Es que yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?. Respondió Jesús: «Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí. Entonces Pilato le dijo: ¿Luego tú eres Rey?». Respondió Jesús: Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.



Reflexión.

Para los cristianos nuestro Rey es el Señor, es decir, el centro hacia el que se dirige el sentido más profundo de nuestra vida. Al pedir en el Padrenuestro que venga a nosotros su reino, expresamos nuestro deseo de que crezca el número de personas que encuentren en Dios la fuente de la felicidad y se esfuercen por seguir el camino que Él nos ha enseñado, el camino de las bienaventuranzas. Pidámoslo de todo corazón, pues dondequiera que esté Jesucristo, allí estará nuestra vida y nuestro reino.

21 noviembre 2012

El Sentido de la Vida...(II)


Pueda yo ser como Tú, sensible y misericordioso, paciente , manso y humilde, sincero y veraz. Tus predilectos, los pobres sean mis predilectos, tus objetivos mis objetivos.

La tranquilidad mental es un estado en el que el hombre deja de adherirse a esa imagen ilusoria. La liberación consiste en vaciarse de si mismo.

Vivir es sumergirse en la gran corriente de la vida, participar de alguna manera del pulso del mundo, sentir reverencia y gratitud por todas las criaturas.

Los que siempre se mueven en la superficie jamás sospecharán los prodigios que se esconden en las raíces.

El Señor será el vencedor de la soledad y el liberador de las angustias en la medida que sea el Dios viviente
en el fondo de la interioridad.

Sobre las cenizas muertas de mi voluntad enciende Tú la llama viva de la redención.

Todos los caminos son buenos si conducen a la morada donde habita un alma necesitada.

Salgo a la calle y tu me acompañas, me enfrasco en el trabajo y quedas a mi lado, en la agonía y más allá me dices: aquí estoy contigo voy...

A tanta profundidad, tanta altura, a tanta humildad tanto amor, y a tanto desprendimiento, tanto servicio...

Los que experimentan vivamente que Dios es "mi Padre" experimentarán también que el prójimo que está a mi lado es mi hermano.

Si alguno de vosotros quiere ser grande , hágase como el que está a los pies de los demás, para lavarles los pies y servirlos en la mesa.

El apostolado sin silencio ,es alienación el silencio, sin apostolado , es comodidad.

Creer es confiar. Creer es permitir. Creer, sobre todo es adherirse, entregarse.
En una palabra, creer es amar

La justicia ha sido trascendida por la misericordia.

Solo quien muere bajo la nieve verá el estallido de la primavera.

Hablar con Dios no significa intercambiar palabras sino interioridades.

El obstáculo más temible en el camino de la Fe , es El silencio de Dios.

La sed de Dios nunca nos deja en paz aunque siempre nos deja la paz.

Jesús, en Nazaret, hizo del silencio su música y del anonimato su domicilio.

El Padre nos espera en su casa con una mesa adornada con flores de manzano, y nos reconocerá, nos dará la mano, nos hará sentar a la mesa, y comenzará la fiesta, una fiesta que no tendrá fin. Por fin vamos a saber dónde está el secreto de la perfecta alegría.

Felices los que, en medio de la oscuridad de una noche, creyeron en el resplandor de la luz.

Maria , envuélvenos en el manto de tu silencio, y comunícanos la fortaleza de tu Fe, la altura de tu esperanza y la profundidad de tu Amor.


18 noviembre 2012

Evangelio. Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario.


Según San Marcos 13, 24-32.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: En aquellos días, después de la tribulación aquella, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y los astros estarán cayendo del cielo, y las fuerzas que hay en los cielos serán sacudidas. Entonces, verán al Hijo del hombre viniendo en las nubes con gran poder y gloria. Y entonces enviará a los ángeles, y congregará a sus elegidos de los cuatro vientos, desde la extremidad de la tierra hasta la extremidad del cielo. De la higuera aprended la semejanza: cuando ya sus ramas se ponen tiernas, y brotan las hojas, conocéis que el verano está cerca; así también, cuando veáis suceder todo esto, sabed que Él está cerca, a las puertas. En verdad, os digo, la generación ésta no pasará sin que todas estas cosas se hayan efectuado. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Mas en cuanto al día y la hora, nadie sabe, ni los mismos ángeles del cielo, ni el Hijo, sino el Padre.



Reflexión.

Hoy recordamos cómo, al comienzo del año litúrgico, la Iglesia nos preparaba para la primera llegada de Cristo que nos trae la salvación. A dos semanas del final del año, nos prepara para la segunda venida, aquella en la que se pronunciará la última y definitiva palabra sobre cada uno de nosotros. La Iglesia anuncia que tenemos un salvador, Cristo, el Señor. ¡Menos miedos y más coherencia en nuestro actuar con lo que creemos! Cuando lleguemos a la presencia de Dios, se nos preguntarán dos cosas: si estábamos en la Iglesia y si trabajábamos en la Iglesia, Todo lo demás no tiene valor. La Iglesia no sólo nos enseña una forma de morir, sino una de forma de vivir para poder resucitar. Porque lo que predica no es su mensaje, sino el de Aquél cuya palabra es fuente de vida.

11 noviembre 2012

Evangelio. Domingo XXXII del Tiempo Ordinario.


Según San Mateo 25, 1-13.

En aquel tiempo, dijo Jesús a las gentes en su predicación: Guardaos de los escribas, que gustan pasear con amplio ropaje, ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y que devoran la hacienda de las viudas so capa de largas oraciones. Esos tendrán una sentencia más rigurosa.
Jesús se sentó frente al arca del Tesoro y miraba cómo echaba la gente monedas en el arca del Tesoro: muchos ricos echaban mucho. Llegó también una viuda pobre y echó dos moneditas, o sea, una cuarta parte del as. Entonces, llamando a sus discípulos, les dijo: Os digo de verdad que esta viuda pobre ha echado más que todos los que echan en el arca del Tesoro. Pues todos han echado de lo que les sobraba, ésta, en cambio, ha echado de lo que necesitaba, todo cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir.

Reflexión.

Hoy, el Evangelio nos presenta a Cristo como Maestro, y nos habla del desprendimiento que hemos de vivir. Un desprendimiento, en primer lugar, del honor o reconocimiento propios, que a veces vamos buscando: Guardaos de (…) ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes. En este sentido, Jesús nos previene del mal ejemplo de los escribas.
Desprendimiento, en segundo lugar, de las cosas materiales. Jesucristo alaba a la viuda pobre, a la vez que lamenta la falsedad de otros: Todos han echado de lo que les sobraba, ésta [la viuda], en cambio, ha echado de lo que necesitaba.
Quien no vive el desprendimiento de los bienes temporales vive lleno del propio yo, y no puede amar. En tal estado del alma no hay “espacio” para los demás: ni compasión, ni misericordia, ni atención para con el prójimo.

10 noviembre 2012

El Sentido de la Vida...(I)

...La máxima grandeza del Padre es la compasión. En su diccionario no existe la palabra castigo .

Si supiéramos comprender no haría falta perdonar. Dios nunca perdona; siempre comprende

Cuando el corazón es luz, todo se viste de luz. De las altas cumbres no bajan aguas turbias, sino transparentes.

El humilde no se avergüenza de si ni se entristece. No conoce complejos de culpa ni mendiga compasión, no se perturba ni se entristece.
La fuerza nace de la debilidad, la vida de la muerte, la consolación de la desolación, la madurez de lapruebas.

Vivir es el arte de ser felíz.

Se el camino de los que parten, y la serenidad de los que quedan .Acompañanos siempre, mientras vamos peregrinando juntos hacia el Padre.

Ser felíz, consiste en una progresiva superación del sufrimiento humano para avanzar hacia una paulatina conquista de la tranquilidad mental, la serenidad nerviosa y la paz del alma...


04 noviembre 2012

Evangelio. Domingo XXXI del Tiempo Ordinario.


Según San Marcos 10, 46-52.

En aquel tiempo, se acercó a Jesús uno de los escribas y le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?. Jesús le contestó: El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos. Le dijo el escriba: Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que Él es único y que no hay otro fuera de Él, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a si mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios. Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: No estás lejos del Reino de Dios. Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas.


Reflexión.

Jesús responde con una sencilla oración que, aún hoy, los judíos recitan varias veces al día, y llevan escrita encima: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.
Es decir, Jesús nos recuerda que, en primer lugar, hay que proclamar la primacía del amor a Dios como tarea fundamental del hombre; y esto es lógico y justo, porque Dios nos ha amado primero.

01 noviembre 2012

Hoy jueves 1 de noviembre, celebra la Iglesia el día de todos los SANTOS.


Según San Marcos 5, 1-12.

En aquel tiempo, viendo Jesús la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos».



Reflexión.

Hoy celebramos la realidad de un misterio salvador expresado en el “credo” y que resulta muy consolador: Creo en la comunión de los santos. Todos los santos, desde la Virgen María, que han pasado ya a la vida eterna, forman una unidad: son la Iglesia de los bienaventurados, a quienes Jesús felicita: Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Al mismo tiempo, también están en comunión con nosotros.

29 octubre 2012

A la Virgen, nuestra madre, le encomendamos el AÑO DE LA FE.


Madre querida, con toda la Iglesia iniciamos el camino del Año de la Fe, convocado por el Papa Benedicto XVI. Ponemos en tus manos maternales todas las actividades, todas las iniciativas, todas las oraciones: todo. Para que purifiquemos nuestra fe, para que muchos más hermanos nuestros renueven su sí a tu Hijo, para que todos seamos más fieles seguidores suyos, para que todos podamos vivir con gratitud y en eterna alanbanza de Dios Padre Creador, de Jesucristo nuestro Redentor y del Santo Espíritu que nos inunda con su Luz. A los que formamos parte de tu Milicia, a los que te consagramos cada día todo nuestro ser, lo que somos, lo que tenemos, nuestro tiempo, nuestro pasado, presente y futuro, haznos eficaces en el Amor a Dios y a los hermanos, ayúdanos a vivir con intensidad este Año Santo, haznos ser intrépidos y colaborar eficazmente en la Nueva Evangelización. 
¡Madre, esposa del Espíritu Santo que habita en la Iglesia, ruega por nosotros!

28 octubre 2012

Evangelio. Domingo XXX del Tiempo Ordinario.


Según San Marcos 10, 46-52.

En aquel tiempo, cuando Jesús salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: «¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!». Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Jesús se detuvo y dijo: «Llamadle». Llaman al ciego, diciéndole: «¡Ánimo, levántate! Te llama». Y él, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jesús. Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: «¿Qué quieres que te haga?». El ciego le dijo: «Rabbuní, ¡que vea!». Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado». Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino.


Reflexión.

Hoy, contemplamos a un hombre que, en su desgracia, encuentra la verdadera felicidad gracias a Jesucristo. Se trata de una persona con dos carencias: la falta de visión corporal y la imposibilidad de trabajar para ganarse la vida, lo cual le obliga a mendigar. Necesita ayuda y se sitúa junto al camino, a la salida de Jericó, por donde pasan muchos viandantes.
Frecuentemente nos quejamos y decimos: No sé rezar. Tomemos ejemplo entonces del ciego del Evangelio: Insiste en llamar a Jesús, y con tres palabras le dice cuanto necesita. ¿Nos falta fe? Digámosle: Señor, aumenta mi fe. ¿Tenemos familiares o amigos que han dejado de practicar? Oremos entonces así: Señor Jesús, haz que vean. ¿Es tan importante la fe? Si la comparamos con la visión física, ¿qué diremos? Es triste la situación del ciego, pero mucho más lo es la del no creyente. Digámosles: El Maestro te llama, preséntale tu necesidad y Jesús te responderá generosamente.

24 octubre 2012

Oración para SONREÍR. (Madre Teresa de Calcuta)


Señor, bendícenos con la capacidad de sonreír siempre con sinceridad y desde nuestros corazones.
Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición.
Que mis ojos sonrían diariamente por el cuidado y compañerismo de mi familia y de mi comunidad.
Que mi corazón sonría diariamente por las alegrías y dolores que compartimos.
Que mi boca sonría diariamente con la alegría y regocijo de tus trabajos.
Que mi rostro dé testimonio diariamente de la alegría que tú me brindas.
Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor. Amén.

21 octubre 2012

Evangelio. Domingo XXIX del Tiempo Ordinario. Día del DOMUND


Según San Marcos 10, 35-45.

En aquel tiempo, Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercan a Jesús y le dijeron: Maestro, queremos, nos concedas lo que te pidamos». Él les dijo: ¿Qué queréis que os conceda?. Ellos le respondieron: Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda. Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?. Ellos le dijeron: Sí, podemos. Jesús les dijo: La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado; pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado.
Al oír esto los otros diez, empezaron a indignarse contra Santiago y Juan. Jesús, llamándoles, les dice: Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder. Pero no ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.

Reflexión.

Jesús trastoca de tal manera las categorías de este mundo que también resitúa el sentido de la actividad humana. No es mejor el encargo que más brilla, sino el que realizamos más identificados con Jesucristo-siervo, con mayor Amor a Dios y a los hermanos. Si de veras creemos que «nadie tiene amor más grande que quien da la vida por sus amigos, entonces también nos esforzaremos en ofrecer un servicio de calidad humana y de competencia profesional con nuestro trabajo, lleno de un profundo sentido cristiano de servicio. Como decía la Madre Teresa de Calcuta: El fruto de la fe es el amor, el fruto del amor es el servicio, el fruto del servicio es la paz.

Hoy celebramos el día del DOMUND.


El DOMUND, Domingo Mundial de las Misiones, es una jornada que las Obras Misionales Pontificias (OMP) proponen para que la Iglesia universal rece y colabore económicamente a favor de la actividad evangelizadora de los misioneros y misioneras. La campaña de este año lleva como lema “Misioneros de la fe” y quiere aprovechar el 50 aniversario del Concilio Vaticano II y la apertura del Año de la fe para renovar el compromiso misionero de todos los bautizados.

14 octubre 2012

Evangelio. Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario y solemnización por el AÑO DE LA FE


Según San Marcos 10, 17-30.

En aquel tiempo, cuando Jesús se ponía en camino, uno corrió a su encuentro y arrodillándose ante Él, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?». Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre». Él, entonces, le dijo: «Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud». Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme».
Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!». Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: «¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja que un rico entre en el Reino de Dios». Pero ellos se asombraban aún más y se decían unos a otros: «Y ¿quién se podrá salvar?». Jesús, mirándolos fijamente, dice: «Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios». Pedro se puso a decirle: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido». Jesús dijo: «Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno: ahora al presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en el mundo venidero, vida eterna».

Reflexión.

Hoy vemos cómo Jesús (que nos ama) quiere que todos entremos en el Reino de los cielos. De ahí esta advertencia tan severa a los “ricos”. También ellos están llamados a entrar en él. Pero sí que tienen una situación más difícil para abrirse a Dios. Las riquezas les pueden hacer creer que lo tienen todo; tienen la tentación de poner la propia seguridad y confianza en sus posibilidades y riquezas, sin darse cuenta de que la confianza y la seguridad hay que ponerlas en Dios. Pero no solamente de palabra: qué fácil es decir «Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío», pero qué difícil se hace decirlo con la vida. Si somos ricos, cuando digamos de corazón esta jaculatoria, trataremos de hacer de nuestras riquezas un bien para los demás, nos sentiremos administradores de unos bienes que Dios nos ha dado.


Siguiendo los consejos del S. S. Benedicto XVI (Papa) por el año de la fe, para solemnizarlo, hoy también os ayudo a profesar la fe, proclamando el Credo NICEOCONSTANTINOPOLITANO.
Creo en un solo DIOS, PADRE todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, JESUCRISTO,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz.
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros los hombres
y por nuestra salvación, bajó del cielo;
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre.
Y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el ESPÍRITU SANTO,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo,
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo la iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro. Amén.


El credo, es la proclamación de nuestra propia FE, de lo que creemos y en qué creemos.

Os adjunto dos fotos, a la izquierda: UNA PILA BAUTISMAL. Y a la derecha: EL CIRIO PASCUAL. --->Símbolos de nuestra FE.<---




- En la pila bautismal, se celebra el BAUTISMO. Que es la puerta al nacimiento de la fe.
Y es la que nos hace hijo de Dios y hermanos de todos en la comunidad Ecclesial.  

- El cirio Pascual, que significa a Cristo Resucitado. Luz de la esperanza de y en la Resurrección.
Y es la LUZ final que nos tiene prometido el Padre. Porque recordemos, que igual que Cristo no está muerto si no, que vive, NOSOTROS NO MORIMOS. Dormimos en Cristo a la nueva vida. Luz que no se APAGA.

He puesto estos dos símbolos, (aunque ya lo he dicho antes) porque nuestra Fe nace en el Bautismo, gracias a la Iglesia (que es nuestra madre) y sigue viva después por la Resurreción de Cristo.

13 octubre 2012

Carta del Vicario General de la Diócesis de Málaga, Alfonso Fernandez Casa-Mayor sobre el año de la fe. ¡¡Es muy buena y os invito a que la leáis!!

--->¿Por qué celebramos el AÑO DE LA FE?

Con la apertura del Año de la fe, que Benedicto XVI inauguró el día 11 octubre – a los 50 años del inicio del Concilio Vaticano II- el Papa nos invita a poner en el centro de nuestra atención «el encuentro con Jesucristo y la belleza de la fe en 
Él».
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La celebración del Año de la fe es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo, una verdadera gracia de Dios y una oportunidad para redescubrir el gozo y la alegría de la fe, que actúa por la caridad, vivirla más intensamente y proponerla a los demás.

En el clima actual de secularismo y creciente paganismo los cristianos malagueños, fieles a la llamada del Papa y de nuestro Obispo, debemos volver a plantearnos el sentido profundo de nuestra fe. Lo que se nos pide es que comprendamos más profundamente el acto mismo de creer por que nos entregamos totalmente y con plena libertad al Dios que se nos muestra y entrega en Jesucristo y que redescubramos la belleza de los contenidos de la fe cristiana, para profesarla, celebrarla, y vivirla con mayor plenitud.

Para todo lo anterior contamos, entre otros medios, con el Catecismo de la Iglesia Católica, que es una ayuda indispensable para profundizar en los contenidos fundamentales de la fe y con la práctica de la Lectio divina, que gracias a Dios va creciendo en nuestra Diócesis de día en día.

11 octubre 2012

Hoy jueves, comienza en la Iglesia el AÑO DE LA FE.


El domingo pasado día 7 de octubre del 2012, después de la proclamación del DOCTORADO de San Juan de Ávila, empezó el Sínodo de todos los Obispos del mundo sobre el AÑO DE LA FE.

Y hoy jueves día 11 de octubre del 2012, COMIENZA el Año de la Fe, convocado por el Santo Padre Benedicto XVI, que, desde el comienzo de su ministerio como sucesor de San Pedro, ha recordado la exigencia de redescubrir el camino de la fe para iluminar de manera cada vez más clara la alegría y el entusiasmo del encuentro con Cristo. En efecto, en la homilía de la santa misa del inicio de su pontificado dijo estas palabras que considero que son muy oportunas en este comienzo del Año de la Fe: «La Iglesia en su conjunto, y sus pastores en ella, como Cristo han de ponerse en camino para llevar a los hombres fuera del desierto, hacia el lugar de la vida, hacia la amistad con el Hijo de Dios, hacia Aquél que nos d
a la vida, la vida en plenitud».
¡¡Vivamos este año con intensidad y preparémonos para dar verdadero testimonio de FE.!!

Acciones concretas para celebrar
1. Participar en los actos de apertura y clausura diocesana del Año de la Fe, los domingos, día 14 de octubre de 2012 y día 24 de noviembre de 2013, respectivamente.
2. Participar en los encuentros que se organicen en el ámbito parroquial y diocesano para celebrar el Año de la Fe.
3. Propiciar momentos solemnes de profesión de la fe en la liturgia, de modo particular en la Eucaristía dominical.
4. Celebrar comunitariamente la fe, en torno a la pila bautismal, en la fiesta del Bautismo del Señor.
5. Hacer profesión de fe en la familia, en el hogar, en algunos momentos significativos: Navidad, Pascua, aniversarios de acontecimientos familiares.
6. Visitar la pila bautismal donde uno haya sido bautizado, en el aniversario del propio bautismo, y hacer profesión de fe.
7. Peregrinar y hacer profesión de fe en Roma y en Tierra Santa.
8. Orar por el fruto pastoral de la Asamblea del Sínodo de los Obispos en Roma, y del Encuentro Mundial de la Juventud en Brasil.
9. Dar especial relieve a la celebración del Día del Amor Fraterno y del Día de Caridad, resaltando la vinculación de la fe con la caridad.

Que la Virgen nos ayude a ir fortaleciendo nuestra fe y a vivirla día a día en nuestra propia vida.

09 octubre 2012

S.S. Benedicto XVI (Papa) concederá INDULGENCIAS PLENARIAS durante el AÑO DE LA FE que comenzará el próximo jueves 11 de octubre del 2012 hasta, el 24 de noviembre del 2013.


Valdrán predicaciones, peregrinaciones y misas, incluso con la posibilidad de elegir el día en que se lucra el beneficio espiritual.

------------------------------------------------

Con ocasión del quincuagésimo aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y del Año de la Feconvocado por Benedicto XVI a partir del 11 de octubre, el Papa concederá diversas vías para ganar la indulgencia plenaria (remisión total de las penas del purgatorio).

A través de un decreto de la Penitenciaría Apostólica, firmado el 14 de septiembre por el penitenciario mayor, el cardenal Manuel Monteiro de Castro(antiguo nuncio en Madrid), y que la Santa Sede dio a conocer este viernes, se establece que entre el 11 de octubre de 2012 y el 24 de noviembre de 2013 recibirán la indulgencia plenaria "todos los fieles verdaderamente arrepentidos y debidamente confesados", que comulguen y recen por las oraciones del Sumo Pontífice:
- cada vez que participen en al menos tres predicaciones misionales, o al menos tres sobre los documentos del Concilio Vaticano II o sobre los artículos del Catecismo de la Iglesia católica, en cualquier iglesia o lugar idóneo;

- cada vez que visiten en forma de peregrinaciónuna basílica papal, una catacumba cristiana, una iglesia catedral, un lugar sagrado designado por el ordinario del lugar para el Año de la Fe, y participen en ellos en una función sagrada o al menos se recojan durante un tiempo suficiente para una meditación piadosa que concluya con el rezo del Padrenuestro, la profesión de Fe en cualquiera de sus formas legítimas y las invocaciones a la Santísima Virgen y, según los casos, a los santos apóstoles o patrones;

- cada vez que, en los días fijados por el ordinario del lugar para el Año de la Fe, participen en algún lugar sagrado en una solemne celebración eucarística o en la liturgia de las horas, añadiendo la profesión de Fe en cualquier forma legítima;

- un día libremente elegido, durante el Año de la Fe, para la devota visita al baptisterio u otro lugar donde recibieron el sacramento del Bautismo, si renuevan las promesas bautismales en cualquier forma legítima.

Del mismo modo, la Penitenciaría Apostólica faculta a los obispos diocesanos para que, "en el día oportuno" del Año de la Fe, impartan la bendición papal con indulgencia plenaria para los fieles que la reciban devotamente.

Los fieles "verdaderamente arrepentidos" que por "graves motivos" no puedan verificar estas condiciones podrán conseguir también la indulgencia plenaria "si, unidos en espíritu y con el pensamiento a los fieles presentes, particularmente en los momentos en los que las palabras del Sumo Pontífice o de los obispos diocesanos son transmitidas por televisión o radio, reciten en su propia casa o donde las retenga el impedimento, el Padrenuestro, la profesión de Fe y otras oraciones conformes a las finalidades del Año de la Fe, ofreciendo sus sufrimientos y problemas de la vida".