31 diciembre 2012

Desearos UNA ENTRADA Y FELIZ AÑO 2013. Que la SONRISA y FELICIDAD, nunca os falte.

Jose Borja.

30 diciembre 2012

Solemnidad de la SAGRADA FAMILIA.


Según San Lucas 2, 41-52.

Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca.
Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas. Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando». Él les dijo: Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?. Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio.
Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón. Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres.



Reflexión.

José y María se preocuparon cuando Jesús desapareció. De inmediato se pusieron a buscarlo. ¿Te preocupas para no perder a Jesús de tu lado?

Recemos especialmente hoy por nuestras familias. La que nos han dado la vida, nos han educado, acompañando, apoyado... Las que han luchado por nosotr@s y nos han enseñado  a conocer al Señor, a María. Por nuestros padres que son los primeros catequistas y la cuna de donde nace la fe del recien nacid@.
Os hago esta pequeña reflexión desde mi agradecimiento a mi familia por la fe, por los valores, por lo que me han enseñado enseñado y por lo que soy.

28 diciembre 2012

Hoy subo una foto de mi padre. Hoy viernes 28, hubiese cumplido años.


Es una foto que le hicieron a el en la última semana santa hace cinco años, cuando la retransmitía por televisión.

Muchas felicidades papa, y descanses en paz. Rezo por ti.

26 diciembre 2012

Una familia que confió en la voluntad de Dios CIEGAMENTE.


Que el niño nos traiga la paz y el amor. Y que a ejemplo de María y Jose, confiemos plenamente y nos abandonemos en las manos de Dios.

FELIZ NAVIDAD

25 diciembre 2012

Natividad del Señor.


Según San Lucas 2, 1-14.

Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Quirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.
Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El Ángel les dijo: No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Y de pronto se juntó con el Ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace.


Reflexión.

Hoy, con la sencillez de niños, consideramos el gran misterio de nuestra fe. El nacimiento de Jesús señala la llegada de la "plenitud de los tiempos". Desde el pecado de nuestros primeros padres, el linaje humano se había apartado del Creador. Pero Dios, compadecido de nuestra triste situación, envió a su Hijo eterno, nacido de la Virgen María, para rescatarnos de la esclavitud del pecado.
Acojamos a Jesús, busquémosle: solamente en Él encontraremos la salvación, la verdadera solución para nuestros problemas; sólo Él da el sentido último de la vida y de las contrariedades y del dolor.

23 diciembre 2012

Evangelio. IV Domingo de Adviento.


Según San Lucas 1, 39-45.

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!.


Reflexión.

Hoy es el último domingo de este tiempo de preparación para la llegada el Adviento de Dios a Belén. Por ser en todo igual a nosotros, quiso ser concebido como cualquier hombre en el seno de una mujer, la Virgen María, pero por obra y gracia del Espíritu Santo, ya que era Dios. Pronto, en el día de Navidad, celebraremos con gran alegría su nacimiento.
Conociendo ahora la actitud de fe total por parte de María, cuando el Ángel le anunció que Dios la había escogido para ser su madre terrenal, Isabel no se recató en proclamar la alegría que da la fe. Si es necesario, no nos hemos de contener al expresar el agradecimiento y el gozo de tener la fe,


Reflexión-oración para el Adviento.

Señor, en este tiempo de Adviento, 
Abre nuestros ojos para que descubramos
Tu presencia y tu paz en lugares sorprendentes; 
Sí, incluso en un establo. Amén.

22 diciembre 2012

Hoy sábado, he ido a recoger la LUZ DE PAZ DE BELEN.


Un niño en la gruta de Belén donde nació Jesús, enciende una vela, y la reparten SIN APAGARLA por todo el mundo.
Aquí en Málaga, se repartió por toda la ciudad ayer verines desde la S.I.B.Catedral de manos del Señor Obispo: Don Jesús.
Y esta Luz no se apaga, hasta después de la Festividad del Bautismo del Señor. Que es cuando se acaba la navidad.

Ojala, que esta LUZ de PAZ, nos traiga el AMOR de ese niño recién nacido. Ese niño que es el propio y verdadero AMOR: Jesús.

17 diciembre 2012

Hoy lunes 17 de diciembre, la Iglesia Católica celebra un gran acontecimiento. Empieza en Roma un año jubilar Trinitario. Coincidiendo con la conmemoración de los 800 años de la muerte del Fundador; y 400 años de la muerte del reformador.

La orden de los trinitarios fue fundada en (1154-1213). Es la primera institución oficial en la Iglesia dedicada al servicio de la redención con las manos desarmadas, sin más armadura que la misericordia, y con la única intención de devolver la esperanza a los hermanos en la fe que sufrían bajo el yugo de la cautividad.
San Juan de Mata, nació en Faucon (francia) Luego estudió las artes liberales y la filosofía, hasta la edad aproximada de 20 años, una parte en Aix-en-provence, capital de la Provence , y otra en Marselle. Aquí, en Marsella, su piadosa madre le acercó al conocimiento y al amor de los pobres y desheredados. Le hizo visitar también los hospitales y las cárceles.
Funda un nuevo y original proyecto de vida religiosa en la Iglesia que conecta la Trinidad y la redención de cautivos.

Bajo el lema “Renovados en el espíritu de nuestros padres”, y llamados a la renovación, los trinitarios comienzan así un Año Santo Trinitario que conmemora los 800 años de la muerte de San Juan de Mata, Fundador, y los 400 años de la muerte de San Juan Bautista de la Concepción, Reformador.

“San Juan de Mata y san Juan Bautista de la Concepción fueron instrumentos elegidos por Dios para llevar el nombre de la Santísima Trinidad, para redimir a los cautivos cristianos y para socorrer a los que estaban rotos en el cuerpo, en la mente y en el espíritu.”



¡Oh Dios, que te dignaste instituir el Orden de la
Santísima Trinidad para la redención de los cautivos, por
medio de San Juan de Mata, valiéndote de una visión
celestial, te suplicamos que por tu gracia y por sus
merecimientos seamos libres  del cautiverio de alma y
cuerpo! Por Jesucristo Nuestro Señor...

16 diciembre 2012

Evangelio. III Domingo de Adviento. (Domingo de la Alegría)



Según San Lucas 3, 10-18.

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan: Pues ¿qué debemos hacer?. Y él les respondía: El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer, que haga lo mismo. Vinieron también publicanos a bautizarse, y le dijeron: Maestro, ¿qué debemos hacer?. Él les dijo: No exijáis más de lo que os está fijado. Preguntáronle también unos soldados: Y nosotros, ¿qué debemos hacer?. Él les dijo: No hagáis extorsión a nadie, no hagáis denuncias falsas, y contentaos con vuestra soldada.
Como el pueblo estaba a la espera, andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo; respondió Juan a todos, diciendo: Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, y no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. El os bautizará en Espíritu Santo y fuego. En su mano tiene el bieldo para limpiar su era y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará con fuego que no se apaga. Y, con otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo la Buena Nueva.


Reflexión.

El Adviento invita a todos los bautizados a la vigilancia, a preparar el camino al Señor, a una mayor conversión porque Él viene, porque «el Señor está cerca. La presencia ya cercana del Señor ha de ser al mismo tiempo la causa de una alegría creciente, de una alegría intensa para el creyente. Es a esa alegría a la que invita el apóstol Pablo cuando escribe a los filipenses: Estén siempre alegres en el Señor; se lo repito, estén alegres... El Señor está cerca.
Tomar conciencia de la venida y presencia ya cercana del Señor no sólo es causa de una alegría creciente, sino que mueve espontáneamente a la preparación: quien espera, al tiempo que se alegra pensando ya en el momento del encuentro, dispone todo para que ese encuentro se dé plenamente, para que sea un momento intenso.
La conversión exige obras justas según la condición de cada cual, su propia función en la sociedad.





Reflexión para el Adviento.

Con qué talante voy por la vida? ¿Cómo es mi navegar?
¿Cuál es la raíz de mi felicidad, de mi alegría?
¿Hasta qué punto soy fermento transformador de la sociedad?


14 diciembre 2012

La ALEGRÍA DEL ADVIENTO.


DESCÚBRENOS LA ALEGRÍA DE LA PACIENTE ESPERA, ACTIVA Y FECUNDA,
COMPROMETIDA POR LA VIDA DE LOS QUE NOS RODEAN.

ENSÉÑANOS A HACER CRECER LA ESPERANZA DE ALGO NUEVO.

ANÍMANOS A ENTREGAR NUESTRAS VIDAS PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL REINO.

ES TIEMPO DE ESPERA, SEÑOR, PERO TAMBIEN ES TIEMPO DE DONACIÓN Y COMPROMISO EFECTIVO.

CONTÁGIANOS LA FE SENCILLA DE MARÍA, QUE DIÓ SU VIDA PARA ALUMBRAR EL REINO Y HACER NACER LA ESPERANZA EN MEDIO DE SU PUEBLO.

DESCÚBRENOS LA ALEGRÍA EN EL AVIENTO... QUE ES EL TIEMPO DE LA ESPERANZA...

10 diciembre 2012

El ADVIENTO que Dios quiere...


El adviento que Dios quiere no es sólo un tiempo, es una actitud profunda. No es tiempo cronológico, sino tiempo espiritual. Y, siempre puede ser adviento, superando los límites del calendario.

El adviento auténtico -”en espíritu y verdad”- es el que cultiva y desarrolla la esperanza, es el que enciende todas las lámparas de la espera, es el que abre todos los oídos de la escucha, es el que dispone cuidadosamente el alma para la acogida. Tiempo de esperanza, decimos, pero esperanza significa muchas cosas. Decir esperanza es decir deseo, confianza, paciencia, vigilancia, compromiso, valentía, alegría, humildad, paz.

El adviento que Dios quiere es que abras bien las velas de tu nave y que pongas el motor en marcha; que salgas una vez más del puerto de ti mismo y que te arriesgues en busca de la tierra prometida; que venzas tus apegos y comodidades, los que te impiden crecer; que superes tus miedos, que te paralizan; que sacudas tus rutinas, pura mediocridad; que confíes.

Y una vez que te hayas revestido con los hermosos trajes de la esperanza, predícala, siémbrala, sé su testigo. Da la mano al que te pide, levanta al que está caido, fortalece las rodillas vacilantes, di palabras de consuleo alos corazones tristes, ofrece razones para luchar a los que están desencantados, pinta de color toda la vida. Son muy necesarioslos profetas de la esperanza

09 diciembre 2012

Evangelio. II Domingo de Adviento.


Según San Lucas 3, 1-6.

En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas; todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso se hará recto y las asperezas serán caminos llanos. Y todos verán la salvación de Dios.

Reflexión.

Hoy, la Iglesia se propone la contemplación de las palabras proféticas de Isaías que se refieren al Precursor del Señor, Juan Bautista, el cual se dio a conocer en el río Jordán anunciando la salvación de Dios. Él tenía la misión de abrir rutas, aplanar caminos, allanar montañas, convertir los terrenos escabrosos en valles frondosos. También ahora a los cristianos se nos pide sin ningún miedo al mundo actual trabajar apostólicamente para que todos puedan vislumbrar la salvación que sólo viene de Dios por Jesucristo.
Tenemos muchas hondonadas para rellenar, muchos caminos para allanar, muchas montañas para trasladar. Quizá son tiempos difíciles, pero no nos faltarán los medios si contamos con la gracia de Dios. Seremos precursores en la medida en que vivamos cerca del Señor.



Reflexión para el Adviento.

La venida de Cristo exige una continua conversión. El tiempo del Adviento, es una llamada a la conversión para preparar los caminos del Señor y acoger al Señor que viene. El Señor ya no quiere nacer en una cueva, el Señor quiere nacer, ahora, en cada uno de los corazones de los hombres.

08 diciembre 2012

Solemnidad de La Inmaculada Concepción de la Virgen María.


Según San Lucas 1, 26-38.

En aquel tiempo, fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.
Y entrando, le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin». María respondió al ángel: ¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?. El ángel le respondió: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y éste es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios. Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Y el ángel se fue.


Reflexión.

Un proyecto. María, una mujer desposada con un hombre llamado José, de la casa de David. María tiene un proyecto. Evidentemente, de proporciones humanas. Sin embargo, Dios irrumpe en su vida para presentarle otro proyecto de proporciones divinas. 
También hoy, quiere entrar en nuestra vida y dar proporciones divinas a nuestro quehacer humano.
Todo lo que se refiere a la Santísima Virgen María es un maravilloso misterio. Como la primera y más importante de las prerrogativas suyas es su condición de ser Madre de Dios, todo lo que deriva de ello el caso de ser Inmaculada, por ejemplo es una consecuencia de su especialísima, impar e irrepetible situación en medio de los hombres.

Que ella sea nuestra dirección para llegar a Jesús; nuestro modelo, maestra de vida Cristiana y FIEL EJEMPLO AL EVANGELIO..

05 diciembre 2012

El adviento.


María esperó el nacimiento de su hijo, el hijo de DIOS, el Salvador.
DIOS esperó el encuentro pleno con la humanidad, su creación, a través de Jesus, su hijo enviado.

Adviento es tiempo de espera y de preparación .
Adviento es el tiempo de cuatro semanas que antecede a la Navidad.
Tiempo en el que nos preparamos espiritualmente para rememorar y celebrar la llegada del niño Jesus, la llegada de DIOS niño, de DIOS humilde, de DIOS humano.

Es el tiempo reservado en nuestra vida para parar, reflexionar y meditar, vivir y recordar la historia del nacimiento de Jesus.
Es un tiempo especial para pensar sobre el sentido de nuestra vida, de nuestra fe, de nuestra esperanza.
En este tiempo esperamos renovación en nuestra vida personal, familiar, social, económica... porque creemos en el poder de la promesa de DIOS cuando envió su hijo al mundo.

DIOS se humanizó, se transformó en un niño pequeño, humilde, para acercarse de manera más sublime a sus criaturas; para encontrar acogida en medio de su pueblo.

Es un tiempo en que muchas luces son prendidas en las casas , en las calles, en las ciudades, revelando el gran deseo humano de luz sobre la vida, y encendiendo la sensibilidad humana y el deseo de que esta luz se transforme en vida abundante, concretándose en la vida cotidiana.

Es un tiempo en que las personas se sensibilizan, se alegran, se abren a la comunicación , al perdón y al amor.
Es también un tiempo en que algunas personas se entristecen, pensando en sus sueños, en su realidad, en su vida, en su falta de esperanza, olvidándose del verdadero sentido de La Navidad...

Es, también, tiempo de ofrecer hospitalidad. Hospitalidad para recibir otras personas en nuestra comunidad, en nuestra casa; y hospitalidad para recibir en nuestra vida nuevos valores, nuevos pensamientos; nuevos proyectos.


Que el tiempo de adviento sea en nuestra vida un tiempo de preparación para volcarnos a lo que es más pleno y puro, en la vida deseada por DIOS.

02 diciembre 2012

Evangelio. I Domingo de Adviento.


Según San Lucas 21, 25-28.

En aquel tiempo, decía Jesús a sus discípulos: Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas, muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas. Y entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad ánimo y levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación.
Guardaos de que no se hagan pesados vuestros corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso sobre vosotros, como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la tierra. Estad en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza y escapéis a todo lo que está para venir, y podáis estar en pie delante del Hijo del hombre.


Reflexión.

Hoy, justo al comenzar un nuevo año litúrgico, hacemos el propósito de renovar nuestra ilusión y nuestra lucha personal con vista a la santidad, propia y de todos. Nos invita a ello la propia Iglesia, recordándonos en el Evangelio de hoy la necesidad de estar siempre preparados, siempre “enamorados” del Señor.
La fidelidad no se hace a base de un “ahora sí, ahora no”. Es, por tanto, muy conveniente que nuestro ritmo de piedad y de formación espiritual sea un ritmo habitual (día a día y semana a semana).



Reflexión para el Adviento.

Los días son fríos. Las noches son largas y oscuras... La vida no es fácil y a veces, nos desilusiona. Pero llega Jesús y nos dice que se acabó el tiempo de vivir desesperado por la dureza de la vida...
ÉL llega y nos invita a levantar la cabeza. Porque en ÉL, encontramos la libertad que en el mundo nos oprime. En ÉL, encontramos el ánimo y la esperanza. CONFIEMOS EN EL SEÑOR.